La moza de la semana: Katy Perry

Hace unos días íbamos el nunca bien ponderado Kiko y el que suscribe de camino a la farmacia a comprar juanolas (nos gustan igual tanto en forma de pastillas como de chavalas), cuando de pronto caímos en la cuenta de que en esta sección nunca habíamos hablado sobre Katy Perry. Bien es cierto que la hemos dedicado unas palabrejas en posts gilipollescos como por ejemplo este de Barrio Sésamo o este otro sobre la peli de los Pitufos. Y es que en Vas Tú Listo tenemos muy claro de que si algún día nuestra diva bloguera Bianquita tuviera algún accidente del tipo que se subiera a un avión, la presión la explotara las tetas y se pusiera de baja, la sucesora al puesto de madrina de este blog sería sin duda Katy Perry. Así que sirva este post a modo de homenaje a esta moza que algún día quizás pueda ostentar ese título de madrinazgo bloguero por el que suspiran tantas famosas.

Por lo que he podido documentarme de su biografía, me ha llamado la atención el hecho de que en sus tiempos mozos fue criada como hija de dos pastores cristianos, creció escuchando música evangélica y cantaba en la iglesia cuando era un retaco. Aquí podemos verla en su juventud montando inocentemente en su pony.

"¡Yepaaa, arreeee jaco!"

No hace falta ser detective ni ir por la vida creyéndose uno que es el puto Sherlock Holmes para darse cuenta de que en algún momento se desvió del camino recto y perdió su “impolutibilidad” de aquellos años.

Katy Perry adaptándose a las nuevas tecnologías

Esta otra estampa es otra clara muestra de que en algún momento esta chica perdió el norte y su inocencia de sus primeros años, y se pasó al lado oscuro a lo bestia.

Katy Perry a punto de poner "las largas"

Si es que ejemplos de estos que son clara muestra de su paso de un camino de rectitud a otro de degeneración absoluta, los hay para dar y tomar. En esta estampa vemos cómo encima la tía presume de su arte y se regodea con alevosía.

Katy Perry demostrando su gran dominio del micrófono

Pero sin duda alguna, lo que más nos inquieta de ella es el hecho de que incluso con el pelo azul y con un floripondio en la cabeza, la tía sigue apuntando unas buenas e inquietantes maneras que ya quisieran muchas.

Hasta hurgándose en las napias está arrebatadora la tía

¿Consecuencias de estar tan buena?. Pues algo tan simple como el hecho de que cuando salgas a la calle tendrás detrás tuya a un montón de babas que te seguirán como perrillos vagabundos a los que les das una galleta.

Katy Perry acosada por unos babas

Por cierto, nunca hemos comentado que los muchachos de Vas Tú Listo hemos estado muchas veces en actos a los que acude este muchacha para poder entrevistarla y que nos concediera unas palabrejas. Esta imagen es clara muestra de ello, pues ahí podemos ver a Kiko con sus gafas de sol esperando pillarla por banda para hacerla una entrevistaca.

El nunca bien ponderado Kiko siempre al pie de la noticia

Por cierto, otra curiosidad que hemos averiguado mientras nos documentábamos para hacer este post, es que la buena de Katy es una cachonda mental y le gusta vacilar mucho con la paranoia esa del “¡Diga-melón!”. Lo que pasa es que aquel día no tenía melón en casa y tuvo que hacer el chiste con una sandía. Pero vamos, que para melones los suyos…

A falta de "melonaje" buenas son sandías

En definitiva, que Katy Perry nos parece una digna madrina en reserva para este blog en caso de que algún día le pasara algo a nuestra Bianquita (dios no lo quiera). “¿Y porqué…?”, os preguntaréis muchos. Pues por cosas y detallitos tan simples como estos. ¡Qué crack!.

Katy Perry comiendo heladitos

Deja un comentario