La moza de la semana: Pastorcillas y Reinas Magas

Antes de meternos de lleno en el post de hoy dejadnos que os deseemos a todos los frikis y no frikis (concretamente a los que entran en este blog para saber cómo somos los frikis), una Feliz Navidad y esperamos que anoche os llevarais al hocico muchas gambitas tanto durante la cena como después de la misma. El caso es que hemos recibido muchas críticas de lectores y ex-compañeros del Peñal de Ocaña que nos dicen que el post de la semana pasada estuvo bien y tal, pero que caímos en el sempiterno cliché navideño en plan americanada alabando ahí como locos a Papá Noel (bueno, más bien a las Mamás Noelas). Por esa razón hoy queremos sacarnos de la manga un post más castizo y “echao p’alante” con el que alabar a otras figuras navideñas más de aquí.

Y empecemos hablando de esas ilustres pastorcillas que tanto adornan los Belenes de esta época del año cuidando ahí de sus rebaños con un mimo y un gracejo natural que meten miedo. Sin duda alguna, uno de sus elementos más típicos son los bastoncillos que sostienen entre sus manos (hablando así en general). Aquí vemos un ejemplo de ello…

Forma correcta de “entrar” a una pastorcilla

Tal y como hemo comentado en anteriores ocasiones desde esta misma sección, la famosa historia aquella de Ricky Martin y la Nocilla hizo mucho daño a la humanidad y se extendió por todo el planeta (por el mundo de las pastorcillas también…).

Pastorcillas en la hora de la merienda

Otras de las preocupaciones de las mozas que se dedican a esta profesión es asegurarse de que el rebaño se alimente y coma, aunque algunas llevan esto hasta extremos un tanto inquietantes.

Rebaño arrebañando (en general)

Por cierto, hemos de decir que la ovejita de debajo de los falducones finalmente murió asfixiada. Por esa razón desde Vas Tú Listo queremos dedicarle este discreto homenaje y rendirle tributo por morir en “acto de servicio”. Dios la tenga en su gloria…

Oveja muerta en acto de servicio

Pero si hay un tipo de pastoras que a los muchachos de este blog nos molan son las que mientras están cuidando a las ovejas aprovechan la soledad del campo para ponerse ahí en tetas a practicar topless. Ójala el resto de pastorcillas que estén leyendo esto tomen ejemplo, pardiez…

Pastorcilla practicando topless

En esta misma dinámica de lo comentado, la que nos mola cómo ha evolucionado es Heidi, quien sigue apegada a la vida campestre sacándose un dinerete extra yendo a retozar a las hera con sus clientes. Ahora más que nunca tiene su razón de ser aquel famoso chiste de:

– “¡Abuelito, abuelito que viene Clarita!”.

– “Venga, pues síguele dando que ya vendrá espesita”.

Heidi en la hora del desayuno

Heidi está como para ordeñarla a ella

Y como la gente se queja mucho de que en esta sección hablamos y hablamos y lo que realmente quieren es ver chicha y fotos guarras, aquí os dejamos una estampita de lo que para nosotros debe ser una pastorcilla: una moza sana y castiza que cuida de sus ovejitas y agarran los bastoncillos con arte saleroso.

Y cumplido el cupo de pastorcillas, nos gustaría aprovechar el resto de sección que nos queda para romper una lanza en favor de las Reinas Magas. Porque mucho se quejan las tías de que los Papás Noeles son siempre tíos gordos y en cambio las Mamás Noelas son tiazas buenorras en trajecitos de 8 tallas menos. Pues desde este blog preguntamos a todas esas muchachas: “¿Y qué coño pasa con las Reinas Magas, que te metes en google y no hay ná de ná?”. Pues para subsanar esto queremos rendir este pequeño tributo para lo que en nuestra humilde opinión serían las personas ideales a la hora de dejarnos regalos a los tíos…

Reinas Magas moteras

Reinas Magas fiesteras

Vivir para ver…, Reinas Magas pidiendo ellas “caramelos”

Deja un comentario