Bianquistas forever VI

Seguro que hay muchos lectores a los que se la suda el blog todos los días de la semana menos el sábado, porque son sabedores de que es el día en el que os traemos la sección protagonizada por Bianquita. Recordaréis que hace unos días os contamos en este otro post la historia de cuando estuvimos con esta buena moza ayudándola a pintar la casa, y acabamos la velada con la pobre muchacha deslomada contra el suelo. Pues bien, hay que decir que la llevó su tiempo recuperar la espalda, a pesar de los ofrecimientos de Kiko y míos de darla masajitos varios y tal, pero que se los pasó por el forro. Así que como el médico la recomendó hacer deporte, estuvimos una tarde jugando con ella al tenis en las canchas de su barrio. Francamente la noche anterior los muchachos de Vas Tú Listo estuvimos bastante nerviosos fantaseando con la idea de poder hacer a Bianquita juego, set y partido de una sola tacada o un “ace” directo, pero ante todo deseando verla de recogepelotas (en general). A continuación os contamos la historia de todo lo que ocurrió aquella tarde.

Lo primero que hay que comentar al respecto es que cuando vimos el pelaje que nos traía Bianquita para dar unos raquetazos no pudimos menos que decirla algo como que íbamos a jugar al tenis y no al puto Tomb Raider. En cualquier caso agradecimos la sujeción que le proporcionaba esa chaquetita tan mona y que evitaba un bamboleo hipnótico que podría habernos descentrado de nuestro excelso toque de revés. Ciertamente en el tenis es importante tener una buena muñeca, y aquella tarde Bianquita confirmó nuestras sospechas de que las suyas están bastante duchas y muy bien entrenadas (pero no nos dijo a qué). Pero vamos, que este y yo más o menos tenemos nuestras sospechas y nos podemos hacer una idea.

El nuevo juego de Eidos: Tenis Raider

Hay que decir en su favor que jugar con ella al tenis nos permitió hacer realidad nuestro sueño de gritar a Bianquita la frase de “¡La bola entró!”. Además estuvo muy “salao” cuando ella tenía el saque a su favor y la decíamos con retintín la frase de “¡Bianca, te voy a romper el…., esto…, el servicio!”. En la imagen adjunta podemos observarla en uno de sus famosos saques a 200 km/h, casi más o menos la velocidad a la que nos puso a nosotros aquella tarde.

¿Cuántas pelotas ves en la imagen?

Ciertamente fue una tarde la mar de divertida en la que correteamos por la cancha cual jamelgos “desbocaos”. Además que este y yo hicimos uso de nuestro propio “ojo de halcón” para no perder ripia de dónde botaba la pelota (y no precisamente con la que estábamos jugando). En cualquier caso dimos unos cuantos raquetazos, quizás no como a nosotros nos hubiera gustado darlos, pero que nos quiten lo “bailao”, oye…

Bianca demostrando su destreza recogiendo pelotas 

2 comentarios

  1. Non-stop Violence! dice:

    Sera malisima jugando al tenis, pero ya le gustaria a Nadal semejante adversario..

    1. SrGrifter dice:

      Sí…, seguro que no mordía la copa precisamente

Deja un comentario