Bianquistas forever XI

Como os habréis percatado ya muchos, Vas Tú Listo ha aumentado su número de redactores y se ha hecho con los servicios de un nuevo integrante: el incombustible Kalussin. Entrar a formar parte de este blog no es tarea fácil, pues aparte de tener testamento hecho hay que superar una serie de pruebas entre las que destaca la de tirar un gapazo “pa arriba” y que te vuelva a caer en la boca (ciertamente esto sólo lo hacemos para partirnos el ojete viendo cómo se pringa la gente de esa manera tan tontaca). El caso es que en cuanto nuestra madrina bloguera se enteró de que Vas Tú Listo tenía un nuevo integrante se puso en contacto con nosotros para preguntarnos que si era guapo, que si estaba “to buenorro” y que si calzaba una XL (a ver, de talla de camiseta, pues le gustan los hombres de espaldas anchas). Como Kiko y yo llevamos a rajatabla la norma de no opinar sobre tíos (y sobre todo la de no comer hortalizas de más de 3 cm), le dijimos a Bianquita que no teníamos nada que decir a ese respecto si no era en presencia de nuestro abogado. Pero como nuestra diva se pone muy inquieta en cuanto hay carnaza de joven efebo en el horizonte nos empezó a dar la brasa de que quería conocer a Kalussin para darle su bendición (no sabemos si con sus flujos benditos). El caso es que apalabramos una quedada el viernes pasado para que la madrina de Vas Tú Listo conociera al nuevo componente del blog.

Así que tras acicalarnos y ponernos guapetes (pues estos caretos no se arreglan solos), fuimos a buscar a Bianquita a su domicilio, del que los seguidores de esta sección recordarán la gracia que nos hizo en su día el nombre de la calle en la que vive. Para hacer que la sorpresa fuera mayor, solamente nos presentamos Kiko y yo en su casa para ir a buscarla, y le dijimos a Kalussin que él nos esperara en el garito que Bianquita suele frecuentar: el In & Out. El caso es que siempre hemos oído que nuestra diva tiene fama de ser un poco guarra, pero tras ver su habitación creemos que ya sabemos el motivo. Y es que tal y como podéis ver en la imagen estaba todo lleno de papelotes sin barrer, gotas de líquido en el suelo con las que al pobre Kiko se le quedaron las suelas “pegás”, ropa por ahí colgando por casi cualquier recoveco (pero bueno, ya se sabe que la juventud de hoy día es así).

Bianquita como persona bien, pero en lo que se refiere a forofa de la limpieza, bufff

Eso sí, hay que reconocer que si esta piba ya está buena de por sí hasta con la máscara de pepino en la cara, los rulos y la bata de guatiné, el hecho de verla arregladita con un modelito de esos que se pone para lucir tipín es todo un espectáculo no recomendado para gente con marcapasos. Desde la época en la que Kiko y yo nos tragábamos la serie aquella de los Vigilantes de la Playa no veíamos semejante percal de una pava capaz de meter todo ese peso que lleva en la pechera en un trajecito de 3 tallas menos. Así que como nos gustó tanto el modelito que se calzó, la pedimos que posara con su gracejo natural en una estampa dedicada para todos los seguidores de su sección.

Bianquita rompe ilusiones con sus dedicatorias que da gusto

Así que tras salir de su casa y promertela que volveríamos otro día para ayudarla a limpiar el piso (o lo que se tercie), pusimos rumbo al garito donde nos esperaba Kalussin. Todo el trayecto tuvimos que aguantar la brasa de esta muchacha preguntándonos que si ese traje la hacía el culo gordo, que si se le había corrido el rimmel (aquí nos costó dios y ayuda aguantarnos el comentario), y que qué opinaba Kalussin sobre las pelirrojas. El caso es que llegamos al garito y aquí nos surgió un problemón de la hostia: el puerta no nos quería dejar pasar. El motivo es que Kiko suele ir calzado casi siempre con unas zapatillas Lelli Kelly de esas porque dice que le molan los colorines y tal, pero resulta que en ese garito no dejan entrar con ese tipo de calzado. Pero lo bueno de codearse con  tías buenorras es que pueden mediar en contenciosos de este tipo camelándose a gorilazos poniendo morritos y voz melosa a lo Sarita Montiel.

Si lo primero que te ha llamado la atención de la foto es el bote en el suelo…, mala señal

¿Conseguirá nuestra madrina camelarse al puerta para que nos deje pasar?. ¿Qué opinará de Kalussin cuando le conozca?. ¿Conseguiremos ponerla piripi?…, y lo más importante: ¿LLeva tangazo debajo de ese modelito tan “apretao”?. Todas estas respuestas y otras muchas serán respondidas la semana que viene en la continuación de esta historia titulada “Bianquita conoce al nuevo redactor de Vas Tú Listo”.

Continuará…

Deja un comentario