Bianquistas forever XVI

Un nuevo sábado más con esta ya mítica sección del blog dedicada a todos los fans de Bianquita (nosotros los primeros). Si es que son tantas las cosas que Bianquita nos podría enseñar (bueno, con un par de ellas valdría, creo yo). Y son también tantas las cosas por descubrir de ella que podríamos extender esta sección hasta el infinito (y no sería la única cosa que se extendería estando esta chica de por medio). Eso sí, son muchas las seguidoras que nos critican alegando que los posts de Bianquita son sexistas y que con ellos sólo se recrean los ojines los chicos. Por eso hoy queremos enfocar la sección hacia un tema que es muy del agrado de las féminas: la decoración de interiores. Y es que todas esas chicas que leen la revista Mi Casa o Casa Diez (o que cuando van al Ikea se ponen berracas) disfrutarán viendo los interiores de la casa de Bianca (ciertamente los chicos disfrutamos más viendo los interiores de Bianquita a secas).

El caso es que hace unos días hablamos con nuestra diva y estuvo de acuerdo en enseñarnos su casa para poder hablaros de ella en el post de hoy. Sin embargo, tras habernos abierto las puertas de su domicilio (mantenemos la ilusión de que no sea lo único que nos abra), hemos decubierto algo insólito: Bianquita no tiene cortinas en las ventanas. Y es que al parecer esta chica dice que no encuentra unas cortinas que le gusten, y que para poner una mierda ahí de paquete prefiere no tener puesto nada (ójala pensara lo mismo de su vestuario). Y como podéis ver, se toma “muy a pecho” (lo cual es muy lógico con ese tetamen que tiene) el hecho de no encontrar unas cortinas que le molen.

Bianquita y sus berrinches cortineros

Y es que da igual la habitación de su casa en la que asoméis el hocico, porque en ninguna de ellas váis a encontrar unas cortinas. Esta foto adjunta es clara muestra de que hasta el ventanal principal del salón lo tiene ahí más soso que la hostia debido a esa obsesión suya de que las cortinas de hoy día son una puta mierda y que no tienen ni el táctel ni los colores de las de antaño.

Bianquita se acalora y se sofoca mucho cuando habla de cortinas

Eso sí, lo que son las ventanas de la casa de esta muchacha los hay de todos los gustos y colores. En una de las habitaciones tiene un ventanuco redondo chulísimo que parece que estás metido en el submarino del capitán Cousteau mirando por el ojo de buey. Ciertamente a los muchachos de Vas Tú Listo nos encantaron esas redondeces (las del ventanal también).

Nosotros apreciamos al menos 3 cosas redondas en esa foto. ¿Y tú…?

Pero claro, lo malo de estar tan sumamente buena y de ser un polvazo andante es que suele haber mucho vecino jeta por ahí suelto que aprovecha la tesitura del problema de esta chica con las cortinas para ponerse ciego a hacer el voyeur. Y encima si eres una muchacha como Bianquita, que en verano suele andar en pelotas por casa como remedio para combatir los calores, pues ya me contarás. Lo único cierto es que desde este blog nos solidarizamos con los vecinos y entendemos su comportamiento perfectamente.

Los vecinos de Bianquita saben hasta latín

Así que ya sólo nos quedar concluir haciendo un llamamiento a todos los confeccionadores de cortinajes para que se esfuercen un poquito más y hagan unos modelos que encandilen a nuestra madrina bloguera y pueda ponerlas en todas las habitaciones de su casa. Esforzaos al menos para que dejen de espiarla los vecinos y pueda pasearse a gusto por su casa en pelotas.

Hasta para hacer llamamientos tiene clase la tía

Deja un comentario