Si nunca has leído The Authority…

auto_logo

Estábamos hace unos pocos días el nunca bien ponderado Kiko y el que suscribe inmersos en una polémica y agria discusión sobre quién de los dos tiene más glamour como para ser “la reina del verano”, cuando de forma repentina me acordé que hace unos días, observando el catálogo de novedades de ECC para el mes de agosto, hubo una de ellas que me inquietó muy gratamente. Ainssss, The Authority, ¿quién no conoce al grupo de mendas más chulos de todo el noveno arte?. Todo aquel que no sepa quiénes son se alegrará con este notición que os traemos hoy, porque se aproxima una magnífica oportunidad para conocerles…

Código 8 – Teaser Trailer

code_logo

Si te dicen ahí a sangre fría el nombre de Stephen Amell seguramente te quedarás con cara de vaca locaza mirando el tren mientras rumia unas briznas de hierba. Pero si te dicen que se trata del chulazo ese de Arrow que aparece en tetas en muchos momentos de cada episodio, entonces seguramente te empezarás a restregar contra el pico de la puerta como si fueras un puto osete a poco que seas una de sus seguidoras. Pues bien, si eres fan de este tío (o de sus tetas) atentos al notición que os traemos hoy, porque pronto podrás verle en la gran pantalla en un film que tiene una pinta verdaderamente cojonuda, chavales…

Combustión

combustion2_logoSí bueno, para combustión la que sueltan algunos por el puñetero ojete cada vez que les ponen judías pintas para comer, no me jodas. Pero la combustión a la que nos referimos nosotros hoy no tiene que ver con las flatulencias y movidotes de ese jaez, sino que se trata del film estrenado recientemente en las salas de cine y que pude visionar el otro día. Ahora seguro que muchos os estaréis preguntando qué cojones hace un gran friki puro e inocente como yo viendo cine español de esta ralea, a lo que sólo puedo decir en mi defensa que fui a la sala de cine engañado por la misma persona que me hizo tragarme 3msc

Pues sí amiguitos, llamadlo conjunción de planetas, que soy un pringao o como cojones queráis pero al final acabé viendo este film (al menos fui un miércoles que no había ni dios en el cine y mi reputación quedó muy intacta al no haber ningún conocido que pudiera mofarse de mí por ver al gran Sr. Grifter entrando a la sala en la que proyectaban esta película). De todas formas, para sobrellevar el varapalo (y según me encaminaba a la butaca), me iba diciendo a mí mismo que al menos saldrían chavalas minifalderas, con lo cual el berrinche fue menor…

Immortals

Tal y como le comentaba ayer a una coleguita, si te consideras un friki de pura cepa y no acudes a ver este tipo de films el mismo día del estreno te expones a que la gente te señale con el dedo cuando vayas por la calle y se te queden mirando diciendo: «¡Hey mirad, por ahí va el gilipichis ese que no fue a ver Immortals el día del estreno!». Y como en este blog no queremos que nos pase eso ni por asomo, qué menos que acudir en tropel a presenciar la que por su trailer apuntaba maneras de ser una de las pelis del año.

He de confesar que yo personalmente tenía grandes esperanzas puestas en este largometraje (hasta hice una cuenta atrás en mi nick del messenger contando los días que quedaban para el día de su estreno). Incluso metí presión a muchas amistades descarriadas que no tenían ni zorra idea de la existencia de este film, hablándoles de Immortals de una manera en la que uno podría pensar que tengo acciones en ella o que soy el ahijado secreto del director (el cineasta indio Tarsem Singh, por cierto). Pues bien, tras haber visionado esta película he de reconocer que la cosa tampoco era para tanto…

Contando los días para Inmortals

La primera vez que escuché el título de Inmortals pensé que esto iba a tratar sobre Jordi Hurtado y su pacto con el diablo. Sin embargo, poco tiempo después me enteré, gracias a mi agente de la condicional, que se trataba de un film en el que andaban de por medio los productores de 300 (esa película que tan gratamente sorprendió a muchas chavalas debido a ese desfile de chulazos en tetas). Lo único cierto es que tras aquel pufo titulado Furia de Titanes había perdido un poco la ilusión por el cine épico, y entré en una dinámica de pasarme por el ojete todo lo referente al séptimo arte que adaptara cualquier movida mitológica. Sin embargo, Inmortals me ha devuelto la ilusión…