UNA APUESTA PERSONAL

Últimamente estoy haciendo gala de un valor inconmenurable en la tienda de comic a la que voy, jugándomela con mis famosas “apuestas personales” (y me voy a explicar…). Siempre que sale alguna colección nueva o algún tomo curioso, suelo documentarme al respecto en la red, para saber si puede merecer la pena el seguir o no esa serie. Pero de vez en cuando siempre sale cada mes alguna novedad que te llama la atención y que lo ideal sería documentarse sobre ella en internet antes de comprársela…, es decir, lo correcto sería hacer lo siguiente: 1) echarle un vistazo por encima, 2) dejarla donde estaba, 3) irse a casa con las compras seguras, sobre las que sí estás informado y que sigues de forma mensual, 4) documentarse en internet sobre la susodicha novedad, 5) si te convence te la pillas en tu próxima visita a la tienda.

THE BOYS

Que el guionista Garth Ennis odia a los personajes super-heroicos es harto conocido. Sólo hay que leer, por citar un ejemplo, su etapa en “The Punisher” para verle ridiculizar a superhéroes tan conocidos como Daredevil, Spiderman o al mismísimo Lobezno. Pero en esta serie de “The Boys” (que podríamos traducirlo algo así como “Los Chavalotes”) va un escalafón más allá en su sátira contra esos personajes con poderes, llegando a extremos sumamente radicales. Y es que lleva ese concepto del término “superhéroe” hasta un punto que roza la hipocresía más absoluta, el cinismo e incluso hasta la depravación. Sólo hay que ver cómo representa a los componentes del grupo de superhéroes mas poderoso del mundo como una auténtica panda de hipócritas a cual más odioso. Y es que el argumento del comic es un tanto curioso…; digamos que se basa en la famosa y conocida premisa de “WHO WATCHES THE WATCHMEN”? (¿quién vigila a los vigilantes?), del cómic titulado: WATCHMEN (el mejor comic de superhéroes para muchos).