Reinado Oscuro: Thunderbolts

thunder_logoPues sí hijitos, llamadme niñato, tío mierdero o lo que queráis, pero teniendo una pila de lecturas pendientes más grande que las construcciones esas que hacían los Curris (ya sabéis, los muñequillos salaos aquellos que edificaban cosas y luego llegaban los cabronazos de los Fraggles Rock y se las zampaban), me ha dado por volver a leer de nuevo cierta serie que me compré en formato grapa en su día, pero como ya apenas me acordaba de ella me la he vuelto a ventilar.

Creo recordar que ya he comentado alguna vez que los Thunderbolts me encantan, sobre todo la etapa de Warren Ellis al frente de los guiones, reuniendo a un grupete de maniacos y ex-convictos encargados de la tarea de dar caza a los héroes renegados que no se hubieran acogido al acta de registro. Pues bien, los Thunderbolts que nos ocupan en la reseña de hoy se encuadran en la etapa de Reinado Oscuro, ya sabéis, ese momento en el que Osborn ascendió en las altas esferas y quedó como el encargado de velar por la seguridad del país (a través de la agencia gubernamental denominada H.A.M.M.E.R.).

El Señor de los Anillos: El viaje a Mordor

mordor_logo

No sabemos cómo llamar la atención y cada vez lo hacemos más difícil, estábamos en mitad de la naturaleza, rodeados de cascadas, árboles y pajarillos. Era momento de hacer un pequeño alto en el camino y sacamos de las mochilas los bocadillos, el agua y ¿El Señor de los Anillos: El viaje a Mordor?. ¿Pero qué coñe hacías con eso en la nevera portátil?. Pues así nos quedó nuestro primer unboxing en la naturaleza. Del diseñador Michael Rieneck de 2-4 jugadores y para mayores de ocho años. Devir nos presenta un juego rápido, 15-20 minutos, donde vamos a lanzar muchos dados a cascoporro y a tutiplén…

Clase letal 1. Una juventud Reagan

clase_logoAl leer en frío eso de clase letal seguramente muchos podríais llegar a pensar que esto va a tratar del típico pifostiazo que se lía en un instituto yanqui, donde a un pobre chaval se le pira mazo la pinza, se compra una recortada y emprende a tiros con los profesores y con los compis a mala leche y sangre fría. Pero nada de eso amigos míos, porque la clase letal a la que nos referimos nosotros hoy es a cierta novedad comiquera muy esperada por muchos frikis…

Llamadme puto pesadeces o lo que queráis, pero la verdad es que no me canso de repetir y de incidir en el hecho de que la editorial Image Comics cotiza al alza entre los lectores con esas series que aportan un tremendo soplazo de aire fresco al actual panorama comiquero. Ni que decir tiene que nuevamente son los muchachuelos de Norma Editorial los encargados de publicar por estos lares este tan esperadísimo tomo, que recoge los seis primeros números de este titulazo que engancha cosa mala, chavales. Así que vamos ya sin más dilación a ver de qué trata esto de Clase Letal

Equipo Rojo

equipo_logoLa verdad es que con el título de esta reseña de hoy muchos podríais pensar que hoy vamos a ponernos aquí a cantar La Internacional a pleno pulmón o que vamos a colgar unas cuantas fotos de la Pasionaria. Pero no queridos amiguitos, hoy no vamos a hablar sobre movidas de este jaez, sino que el Equipo Rojo al cual nos referimos nosotros es un cómic que nos trajo la muchachada de Planeta Cómic hace unas pocas semanas y que hizo las delicias de todos los fans de ese pedazo de crack llamado Garth Ennis.

Y es que yo siempre defenderé la idea de que cuando este guionista irlandés deja de lado la mala baba, el hijoputismo a raudales y todo ese gamberrismo sádico que muchas veces le sale del alma cuando se pone a escribir, es un tío capaz de maquinar también historias “más serias” de mucha calidad y de un gran nivel. Y, sin duda alguna, este bonito cómic entra dentro de esta categoría, pues en él Garth Ennis se marca uno de esos guiones en plan thriller que ya quisieran para sí muchas de las buenas películas del género. Veamos sin más dilación el por qué…

La Marcha Zombi de Max Brooks 1

zombi_logo Al leer así en frío eso de la marcha zombi muchos estaréis pensando que es el tipo de marcha que lucen muchos en las discotecas cuando se apalancan ahí en una esquina con la copa en la mano mirando bailar a las chatis con cara de babosos. Pero hoy ni mucho menos queremos hablaros de gente discotequera ni mariconadas de ese jaez, sino que el tipo de marcha a la que nos referimos nosotros es a la de esta novedad comiquera que nos trajo Panini en el mes de junio, indicativa de que los zombis siguen estando de moda.

Y me imagino que si estás metido en el mundillo de los seres putrefactos te sonará mucho el nombre de Max Brooks, un afamado escritor estadounidense al que muchos conoceréis por su Guerra mundial Z (o bien por haber leído el libro o bien por haber visto la peli protagonizada por ese ídolo de nenazas llamado Brad Pitt, aunque hay que decir que ésta poco tenía que ver con lo que Brooks nos contaba en las páginas de su obra). Por cierto, que sepáis que para el 2017 está programada la segunda parte de ese film, por lo que los que disfrutásteis con la primera me imagino que estaréis ahora mismo restregandoos como osos contra el pico de la puerta…

Void 01 de Herik Hanna y Sean Phillips (Norma, 2015)

void2_logoA bordo del Goliath 01, un gigantesco transportador penitenciario perdido por el espacio, convictos y tripulación parecen haber sido víctimas de una masacre a manos de un hombre, el coronel Mercer. Para escapar de él, John, único superviviente, se oculta en las entrañas de la nave. Abandonado, acorralado, se aferra a la más mínima esperanza de huir de ese lugar maldito… ¿Pero, acaso no es el espacio la mejor de las prisiones?.

Void se enclava dentro de lo que podríamos llamar el género de las supervivencias en el espacio (donde ya saben: “nadie puede oír tus gritos” y esas frases publicitarias que todos ya conocemos hasta la saciedad). Sinceramente lo que más me atrajo de este tomo (editado por Norma maravillosamente a gran tamaño) es el nombre de Sean Phillips, y es que como fan absoluto de su obra no podía dejar escapar la oportunidad de hacerme con esta historia editada inicialmente para el mercado francés y que me gustaría aprovechar esta ocasión para recomendarla a todos nuestros lectores que aún no hayan tenido el placer de leerla…

Imperial Assault (unboxing 2ª parte)

assault_logo2

En la reseña de Imperial Assault unboxing 1ª parte vimos el contenido de la caja, hoy nos vamos a detener un poco en las miniaturas y en hacer alguna comparativa de tamaño con otros juegos de Star Wars que han pasado por nuestras suaves manos. Y es que el tiempo pasa, pero algunas cosas siguen igual. En este Imperial Assault podemos ver bastante calidad y eso se agradece a la hora de pintar. FFG está subiendo el listón, así que agarraos los machos y preparaos para ver las bonitas miniaturas que nos podemos encontrar en este bonito juego…

Highway To Hell

hihway_logoPues hombre, así leído en frío el título de este post muchos podríais llegar a pensar que hoy os vamos a hablar sobre los míticos AC/DC y los más desaboríos seguramente pensaréis que eso de Highway To Hell tiene bastante que ver con  todo lo que viene después de cuando uno le pide la mano a su novieta. Pero no queridos amiguitos, ni una cosa ni la otra, pues de lo que queremos hablar hoy no tiene nada que ver con esas movidas, sino que se trata de algo mucho más molón y mucho más inquietante…

Se trata de una novedad comiquera que nos trajeron los muchachos de Panini hará como cosa de un par de meses y que muy seguramente hizo las delicias de todos los fans de los cómics chungos de terror y de ambientación tétrica. Y es que como grandes frikazos de la serie B ratonera que somos los chiquillos de este blog (capaces de tragarnos casi sin apenas pestañear cualquier cosa mierdera que nos pongas ahí a sangre fría), no podíamos perdernos la oportunidad de dejar pasar un cómic con ese título y con esa portada tan molona…

Wonder Woman de Brian Azzarello (ECC)

wonder_logoHoy toca repasar una de las mejores series que nos ha dejado el NuDC: una Wonder Woman pletórica cuyo reboot ha sorprendido a propios y a extraños. Brian Azzarello es un guionista que no necesita presentación alguna (al menos, claro, que hayas vivido en un búnker subterráneo los últimos años), cuya personalidad para afrontar nuevos proyectos es de sobra conocida. Todo ello se traduce en una saga donde se nota en cada una de las páginas ese buen hacer del guionista americano al aunar acción, drama y modernización de la cultura griega, donde seremos testigos de una caracterización de mitos inédita hasta ahora en el noveno arte.

Los diálogos de Azarello parecen salidos de una tragedia griega, otorgando ese puntito de transfondo adulto e intelectual que una serie de estas características pide a gritos (detenerse en cualquiera de las traiciones o juegos crueles de algunos de estos personajes reafirma mi idea expuesta anteriormente). Una de las ventajas de leer del tirón estos nueve tomos de los que consta la serie es comprobar cómo evolucionan los personajes (cada uno de ellos con sus propias motivaciones, dejando claro así que ni los buenos son tan buenos ni los malos tan malos).

Lazarus 1. Familia (Norma, 2015)

lazarus_logoEL MUNDO ya no está dividido por la política o la geografía, sino por las finanzas. El dinero es poder, y ese poder se encuentra en las manos de unas pocas FAMILIAS. Aquellos pocos que proveen servicios para una Familia gobernante tendrán sustento, ELEVADOS al rango de Siervo, con una vida cómoda garantizada para ellos y sus seres queridos. Los demás son SOBRANTES. En cada Familia hay una persona a la que se le otorga lo mejor que la tecnología y el entrenamiento pueden ofrecer. Esta persona es el escudo y la espada de la Familia, su protector, su Lazarus. El Lazarus de la Familia Carlyle se llama Forever. Aquí empieza su historia.

Lazarus es una de esas series que servidor tenía ganas de hincarle el diente desde que supe de su existencia, así que Norma editorial me lo ha puesto bastante fácil en este aspecto publicando en un cómodo tomito (‘Familia’) los cuatro primeros números de esta serie, cuya nominación a los Premios Eisner no ha pillado por sorpresa a nadie debido a la calidad de la obra en sí.