Equipo Rojo

equipo_logoLa verdad es que con el título de esta reseña de hoy muchos podríais pensar que hoy vamos a ponernos aquí a cantar La Internacional a pleno pulmón o que vamos a colgar unas cuantas fotos de la Pasionaria. Pero no queridos amiguitos, hoy no vamos a hablar sobre movidas de este jaez, sino que el Equipo Rojo al cual nos referimos nosotros es un cómic que nos trajo la muchachada de Planeta Cómic hace unas pocas semanas y que hizo las delicias de todos los fans de ese pedazo de crack llamado Garth Ennis.

Y es que yo siempre defenderé la idea de que cuando este guionista irlandés deja de lado la mala baba, el hijoputismo a raudales y todo ese gamberrismo sádico que muchas veces le sale del alma cuando se pone a escribir, es un tío capaz de maquinar también historias “más serias” de mucha calidad y de un gran nivel. Y, sin duda alguna, este bonito cómic entra dentro de esta categoría, pues en él Garth Ennis se marca uno de esos guiones en plan thriller que ya quisieran para sí muchas de las buenas películas del género. Veamos sin más dilación el por qué…

Eddie Mellinger, Trudy Giroux, Duke Wylie y George Winburn son el Equipo Rojo: la unidad de élite antinarcóticos del Departamento de Policía de Nueva York. Han derribado a un capo de la droga tras otro con una cuidadosa mezcla de vigilancia, violencia y, cuando era necesario, manipulación de las pruebas. Pero ahora, completamente desconcentrados debido a las crueles maquinaciones del sanguinario gánster Clinton Days, el equipo ha de recurrir a medidas extremas, lo que les lanza por un sendero en el que no hay vuelta atrás. Como están a punto de descubrir, hacer lo que está mal puede ser muy seductor.

Pa chulos sus cojones

Pa chulos sus cojones

Este tomo recopila los siete primeros números de esta serie en la que Ennis demuestra que si bien Greg Rucka o Ed Brubaker suelen ser dos de los escritores más laureados a la hora de hacer historias de corte detectivesco, policiacos o de serie negra, este ilustre irlandés tampoco se queda atrás cuando el tío se pone a darle al coco. Y es que la mayoría de los frikis estamos muy aferrados al Garth Ennis de guiones chabacanos, políticamente incorrectos o de mal gusto, tales como The Boys o Preacher, donde su humor negro y el sarcasmo se elevan hasta cotas insospechadas. Pero insisto en que cuando el tío se pone serio es también capaz de hacer cosas muy pero que muy potables.

d

Elegantes sí, por los cojones

Y ciertamente este Equipo Rojo es buena muestra de ello, pues aquí se marca uno de esos guiones que enganchan desde casi la primera página y en el que veremos cómo hace un uso desmedido de los flashbacks, pues desde la primera viñeta (con uno de los protagonistas en una sala de interrogatorios) ya podemos imaginarnos que las andanzas de nuestro grupito de protagonistas no han acabado demasiado bien del todo, cosa que suele pasar cuando decides tomarte la justicia por tu mano.

f

Ole ahí esas reuniones guapas de porros y alcohol

De esta forma, poco a poco iremos conociendo todo el meollo concerniente a este Equipo Rojo, un grupo de policías frustrados por el sistema, las leyes y las facilidades que tienen los peces gordos para eludiarlas, a pesar de lo graves que hayan sido sus crímenes, porque tarde o temprano acabarán librándose de la cárcel fácilmente. Debido a ello, en la mentalidad de cada uno de los protagonistas estará presente la idea de que si las leyes no funcionan y eres culpable de algún delito gordo en el que has jodido la vida de inocentes, lo mejor es meterte una bala en el entrecejo. Por tanto, a lo largo de las páginas asistiremos a las reflexiones de este grupo en sus frecuentes reuniones y la forma que tienen de racionalizar y justificar su comportamiento, las reglas que se autoimponen para que todo esto funcione y sus urdidos planes para no dejar ningún rastro. Todo ello hace de este tomo un cómic muy recomendable…

h

Aquí yace el buen gusto de este blog

En definitiva, Equipo Rojo es una muy buena historia en la que yo personalmente destacaría lo magníficamente que están retratados los personajes principales, con sus motivaciones, sus problemas personales, sus frustraciones y la manera de plasmar porqué han llegado hasta el punto de hacer lo que hacen y qué esperan conseguir con ello. Además el buen dibujo de Craig Cermak da a la obra ese toque oscuro de thriller que le viene de perlas. Así que si eres dado a las historias de polis chungos no puedes perdértela…

Deja un comentario