Battlefleet Gothic

Muchos somos los que hemos disfrutado con las películas de piratas o leyendo El Corsario Negro de Emilio Salgari“¡Juro por Dios, por estas olas, nuestras compañeras, y por mi alma, que no gozaré de bien alguno sobre la tierra hasta que haya vengado a mis hermanos muertos por Wan Guld!”. Pero el clímax llegaba cuando las piezas de artillería a babor y estribor disparaban andanadas de muerte y destrucción. No hablaré sobre un juego de barcos, pues Battlefleet Gothic es un juego de naves espaciales, pero sus reglas de combate recuerdan al combate marítimo y ese paralelismo es lo que me gusta de este wargame.

Este tipo de juegos no son muy conocidos y encontrar un libro de reglas en nuestro idioma es complicado, pero no imposible. Battlefleet Gothic de Games Workshop Ltd llegó a las tiendas en 1.999. Es uno de esos juegos que llaman “de especialista” y básicamente quiere decir que las cosas hay que pedirlas por Internet o por Internet desde una tienda de Games Workshop. También puedes encontrar cosas en tiendas especializadas, pero tienen que ser muy especializadas.

Para comenzar hay que tener las ideas claras, pues ante todo Battlefleet Gothic es un juego donde se enfrentan flotas. Las naves no van rápido como se podría plantear en un X-wing. Aquí todo va a su ritmo, girar no es fácil se hace lentamente y conservando la inercia de tu pesada nave.

Los combates son una merienda de negros

Para jugar necesitamos un mantel negro y como mínimo una nave por equipo. Así que la cosa puede salir bien de precio. Teniendo en cuenta que los cruceros van en cajas de dos y salen por 17,50 € sólo tienes que encontrar un amigo que se quiera gastar eso mismo y ya puedes jugar, porque las reglas las puedes comprar o las puedes descargar gratis.

 http://www.games-workshop.com/MEDIA_CustomProductCatalog/m2350178a_m2520130_Batlefleet_Gothic.zip

El juego fue pensado para enfrentar naves del Imperio contra naves del caos y es donde se nota que los puntos están bien balanceados. En este ejemplo seguiremos con las naves del Imperio, que se caracterizan por tener proas resistentes y con lanzatorpedos, detalle importante a la hora de decidir como atacar.

Bien, ya tenemos dos cruceros por bando, nuestro mantel negro y las instrucciones bajo el brazo. Abrimos la caja y vemos que las naves son multicomponente, eso quiere decir que tenemos que pensar qué queremos antes de montar nuestros cruceros.

Podemos montar estos dos cruceros Imperiales

Por ejemplo, si tenemos las naves del Imperio podemos montar un crucero Imperial clase Lunar, (que combina baterías y lanzas de energía), un Clase Dominador o el Tirano lleno de cañones a lo barco pirata, un clase Gotica con sus lanzas de energía, un clase dictador con Hangares, étc…

Todo líder debe tener claras las ordenes especiales disponibles. Estas se deben dar en el caso de: ¡A toda máquina!, cambio de rumbo, Retros a máxima potencia, Objetivo adquirido, Recargar o ¡Preparados para el Impacto!. Estas órdenes necesitan de un chequeo de liderazgo para saber si se cumplen o no.

El movimiento de esas pesadas naves tiene su truco, las más grandes hacen giros muy abiertos y debes tener las ideas claras o puedes acabar fuera de la mesa. Por ejemplo, un crucero está obligado a comenzar moviendo recto 10 cm, a no ser que la orden “Retros a máxima potencia” esté activa. Después puede girar 45 grados y seguir moviendo hacia delante.

Los planetas tienen un patadón tremendo

Puedes jugar al gato y al ratón buscando el mejor ángulo de ataque, pero siempre llega en momento de la confrontación y es cuando las baterías, los torpedos y las lanzas se entrecruzan, impactando contra los escudos, poderosas pantallas de energía. Algunas naves lanzan sus cazas, otros sus bombarderos o sus naves de asalto. Al final, el objetivo es acabar con el enemigo…

¡Cuidado no os saquéis un ojo con las navecitas!

Los impactos pueden acabar siendo impactos críticos, el mantel se llena de marcadores de explosión. Los escudos caen y es cuando comienzan los problemas, daños en las armas, en la sala de máquinas, Impulsores dañados, Puente de mando destruido… ¡Brecha en el casco!.

Disparando a lo Arteche

Lo que queda de nuestras naves se arrastra, algunos intentan salir del sistema, otros les dan caza. Al final sólo puede quedar uno. Conclusión: Para mí el mejor juego de Games Workshop, pero claro, mi opinión vale poco en este caso.

3 comentarios

  1. melloski dice:

    JODER QUE BUENO….para cuado un post del “cruzado eterno”??

    1. ArgosCamacho dice:

      ¿Te refieres a la Barcaza de los Templarios Negros?

    2. SrGrifter dice:

      Para mí que se refiere al cruzado mágico de Playtex

Deja un comentario