Superman: Desatado

supes_logoLos más verderones con tendencias obsesivas a las pornochachas y demás cosas picaruelas seguramente al leer eso de Superman desatado habréis pensado que el Supes ha estado practicando bondage con la buena de Lois Lane y le está desatando las manos del camastro después de ponerla mirando pa Cuenca. Así que para aquellos que os habíais hecho ilusiones  pensando que esto es una peli guarra de Superman os diré que no es así (si queréis marchuquis veros la peli guarra de Goku titulada Huevos de Dragón, tíos locos).

Y es que el film al que dedicamos la reseña de hoy se trata de la última peli de animación protagonizada por el Kriptoniano por excelencia, cuyo DVD ha salido a la venta recientemente. Creo que ya he comentado en alguna ocasión que en lo que a cómics se refiere soy marvelómano hasta el ojete, pero cuando se trata de visionar alguna peli protagonizada por personajes de DC Comics no pierdo ripia de ellas, pues suelen ser bastante chulas y entretenidas. Es por ello que no podía dejar de catar este film a pesar de que el bueno del Supes no es que sea santo de mi devoción…

Por cierto, antes de continuar espero que nuestro redactor Kiko me dé las gracias en los comentarios de esta entrada por no haber seleccionado este film para verlo en nuestros famosos lunes molones frikis, pues soy consciente de que Superman es un personaje que él se pasa por el forro de los cojones (aún recuerdo su careto cuando le hice tragarse casi seguidas All Star Superman y Superman vs La Élite. Así que como no quiero presentarme en su casa con este film en la mano tentando a la suerte y que me pegue un patadón espartano en los huevos con el que me tire escaleras abajo y luego escupa sobre mí y sobre el DVD, decidí tragarme este film yo solito en mi casa…

"¡Que te pego, leche!"

“¡Que te pego, leche!”

Sobre su argumento hay que decir que se trata de una de esas películas en las que nuestro protagonista ha de encarar una amenaza que a priori le supera por todos los lados: un ser llamado Brainiac con ínfulas de Dios y de gran conquistador que es capaz de raptar civilizaciones enteras, miniaturizarlas dentro de su monumental nave y destruir sus planetas para que otros no puedan absorber los conocimientos que obran en su poder. En cierto modo (y salvando las diferencias) me recordó un poco al Galactus de Marvel, en el sentido de que planeta en el que este tío fija su atención planeta que acaba yéndose a tomar por culo. La diferencia radica en que Galactus destruía mundos para alimentarse de ellos y Brainiac lo hace para extraer sus conocimientos.

Superman en postura un poco sarasa

Superman en postura un poco sarasa

De todas formas, todos aquellos que hayan leído la famosa novela gráfica del guionista Geoff Johns  y del dibujante Gary Frank seguramente ya sabrían lo cabroncete que puede llegar a ser este Brainiac y lo putísimas que se lo hará pasar a Superman cuando fija su ansia destructiva en la Tierra (por cierto, a mí personalmente el film me ha dejado con ganas de leer el cómic en el que se basa).

El Supes en plan chulazo de barriada

El Supes en plan chulazo de barriada

Lo cierto es que el titánico enfrentamiento entre el Supes y el maloso de turno está bastante bien llevado a lo largo del metraje por ese nivel de amenaza que supone Brainiac y que por momentos al espectador le hace pensar que ni el bueno de Superman podrá acabar con este tío. Por tanto, los diversos rifi-rafes entre ellos se van sucediendo a lo largo del argumento, dándole un buen ritmo y manteniendo la atención de todo aquel que es dado a visionar este tipo de cintas por las peleas bestiales entre supertipos. Aunque tampoco faltará una pequeña parte del metraje que ahonda en los problemas personales de Superman con dos de las mujeres más importantes de su vida: Lois Lane y Supergirl.

Supergirl corre que te cierran la pelu

Supergirl corre que te cierran la pelu

En definitiva, Superman: Desatado me ha resultado un muy entretenido film que gustará a los fans del Supes y que resulta curioso de ver por el hecho de presenciar a nuestro héroe tratado por momentos como un ser insignificante que no supone mayor amenaza que la de una mosca para el malo de turno. Una amenaza no tan bestial como lo fue en su día Doomsday pero lo suficiente como para hacer de este film 75 minutazos de pura diversión en los que veremos que el cariño de Superman por la Tierra y por los humanos le hace sacar fuerzas de flaqueza cuando se trata de defender su bonito planeta adoptivo. Pues venga, a verla que ya estás tardando…

Deja un comentario