HELLBOY II: EL EJÉRCITO DORADO

Ayer por la tarde estuve viendo la segunda parte de Hellboy. ¿Qué más se le puede pedir a una tarde de sábado que ver esta entretenidísima película en la más agradable de las compañías?. Yo nunca había sido un gran seguidor de las aventuras de este personaje hasta que hace 2 ó 3 años estrenaron la primera parte de esta película y me empezaron a interesar sus andanzas. Me refiero a que sí conocía al personaje y los comics en los que aparecía, pero el dibujo de Mike Mignola con ese estilo de dibujo “feísta”, con tantos juegos de luces y sombras y esas líneas tan geométricas, no me parecía suficiente aliciente como para interesarme en la lectura de alguno de sus tomos.
Pero a raíz del estreno de la anterior película me agradó la esencia del personaje, y me hice con unos cuantos tomos recopilatorios de las más aclamadas sagas de este personaje (y la verdad es que no me arrepiento de esa compra, y viendo la peli de ayer me enorgullezco incluso aún más si cabe).
Como todos sabéis el origen de este personaje radica cuando los nazis en la 2ª guerra mundial acudieron a las artes ocultistas para invocar un demonio que les ayudara a ganar la guerra…; fruto de esta invocación se deriva el hecho de que Anung Un Rama (que luego sería apodado Hellboy) apareció en la tierra cuando era solo un bebé. Sin embargo, los aliados consiguieron intervenir a tiempo y “rescataron” a ese extraño ser que había sido invocado…, para educarlo y criarlo en los valores de la moral y la ética bajo la tutela de Trevor Brutteholm (en quien Hellboy verá algo así como una figura paterna).
Con el paso de los años Hellboy fue creciendo y pasó a trabajar en una agencia del gobierno llamada Agencia de Investigación y Defensa Paranormal (AIDP) dedicada a la investigación y resolución de casos que tienen que ver con fuerzas extrañas y seres paranormales. En esta agencia formará equipo con otros seres de naturaleza inusual, como por ejemplo su acuático colega Abe Sapien, llamado así porque fue encontrado en una pecera con la inscripción de “Ichtyo Sapiens, 14 de abril de 1865” (el mismo día que murió Abraham Lincoln, por lo que de ahí su nombre de Abe). Tambien formará equipo con la humana piroquinética Liz Sherman, que posee la habilidad de controlar el fuego, y que tendrá con Hellboy algo más que amistad. Todos ellos forman parte de esa organización secreta que trata de mantener la existencia de Hellboy y sus compañeros en secreto, aunque en esta segunda parte de la película quedará patente la dificultad de poder seguir haciendo esto durante más tiempo y la existencia de todos estos seres saldrá a la luz pública para sorpresa y perplejidad de la humanidad..
¿Y qué nos vamos a encontrar en esta segunda parte?. Pues de nuevo veremos a Hellboy y sus compañeros en acción, esta vez para intervenir en la resolución de un extraño caso que se deriva de la ruptura de un milenario pacto hecho hace mucho tiempo entre la humanidad y los poderes invisibles de un mundo fantástico (la ruptura de tal pacto podría desencadenar el apocalipsis en la tierra). Por tanto, deberán evitar las ansias de poder de un extraño ser que trata de reunir los fragmetos de la corona que otorgan el control del llamado ejército dorado, una fuerza de destrucción prácticamente imparable, con la intención de sembrar el caos a su paso. La verdad es que la película se hace divertidísima y las casi dos horas que dura es un no parar constante de sucesión de seres a cuál más extraño y raro. Esta segunda parte ha ganado más enteros aún en cuanto a acción y efectos especiales se refiere, haciendo que el hilo conductor de la película no decaiga ni un solo instante. Y es curioso cómo en esta segunda entrega se vuelven a dar pinceladas del hecho de que por mucho que Hellboy haya sido educado en los valores de la ética y la moral para defender “el bien”, no deja de ser un ser de aspecto demoniaco cuya naturaleza deberá revelarse de un momento a otro para sembrar el caos y la destrucción en el mundo (al fin y al cabo para eso fue invocado por los nazis).
Quizás haya una tercera entrega en la que el argumento se adentre a desarrollar todo esto porque como digo, en las anteriores partes (sobre todo en esta segunda) se va dejando muy claro todo este concepto. Todo ello está reforzado por el hecho de que cuando la existencia de Hellboy es revelada al mundo, suscitará odio y miedo por parte de los humanos a pesar de que trabaje para una organización del lado del “bien” (pero ya se sabe que es algo intrínseco a la naturaleza humana el odiar y tener miedo a todo lo que es diferente). En definitiva, una magnífica película que recomiendo a todo el mundo que quiera desconectar y pasar un buen rato (mi acompañante que suele ser una persona que se queda sopa con este tipo de cine, salió bastante convencida y ni mucho menos se aburrió). Por último voy a calificar la película con mi famoso baremo robertisco explicado en el post de hace unos días (aquí os dejo el enlace de mi baremo para el que no lo haya visto y sepa lo que significa esa nota).
PUNTUACIÓN ROBERTISCA: “Está bien pensá”

Deja un comentario