LA MUERTE DEL CAPITÁN MARVEL

Estaba yo el otro día pensando sobre futuros post para mi blog que realmente se merezcan un hueco de honor, y caí en la cuenta de que a estas alturas aún no había dedicado unas palabrejas a este comic publicado por Forum hace ya la tira de años en formato de novela gráfica. Tengo que decir que en una de mis visitas a Elektra comics, encontré un ejemplar de esa edición en perfecto estado, el cual guardo en mis estanterías junto a otros clásicos como Marvels o Watchmen. El argumento no es otro que los últimos días de vida del Capitán Marvel, dentro de una historia que humaniza a un personaje altivo y poderoso que va a librar su última batalla contra un enemigo al que no podrá ser capaz de derrotar: el maldito cáncer. Puede resultar llamativo el hecho de cómo un personaje como Mar-vell, que se ha enfrentado en tantas ocasiones contra civilizaciones extraterrestres, villanos con superpoderes y miles de peligros, pueda sucumbir ante una enfermedad así (en el comic se explica el motivo por el cual contrae esa enfermedad, que no es otro que la batalla contra el supervillano llamado Nitro, en la que se vio expuesto a los efectos de un gas tóxico que Nitro había robado previamente, y que será usado como la justificación de que alguien tan poderoso como Mar-vell contraiga esa enfermedad).Hay que reconocer que el comic está repleto de momentos memorables y emotivos, sobre todo en su parte final, cuando el héroe está postrado en la cama y recibe la visita de sus compañeros y amigos, que le acompañan en sus últimos momentos. Pero si tuviéramos que destacar los momentos más entrañables serían, por ejemplo, cuando Mar-vell le comunica su enfermedad a su amada Elysius en esa escena donde los gestos dicen más que palabras (lo podéis ver aquí), el momento en el que le cuenta su enfermedad a uno de sus mejores amigos y éste no puede soportar la verdad (ver aquí), o ese instante en el que un Spiderman, impotente ante la situación, se llena de frustración por no poder hacer nada para salvarle (ver aquí). Pero sin lugar a dudas, si yo personalmente tuviera que destacar un pasaje de este comic, me quedo con el momento en el que un emisario de los Skrull (una raza extraterrestre a la que Mar-vell combatió en tantas ocasiones), acude a presentar sus respetos ante este personaje en nombre de toda su raza, por haber sido el enemigo más digno que se ha enfrentado nunca al imperio Skrull y por ser “el mejor guerrero que ha caminado por las estrellas” (os puedo decir que cuando leí esa escena se me pusieron los pelos de punta). En definitiva, una historia que no puedo menos que recomendarla desde mi humilde blog, por esa forma de humanizar a un héroe de comic que combatió durante muchos años contra alienígenas, monstruos y supervillanos sin que ninguno fuera capaz de vencerle, y al final fue su propio cuerpo “el que se volvió contra él” y le venció.

Deja un comentario