LA NIEBLA

Casi todos los domingos suelo ir al cine de aquí de mi localidad a echar la tarde para sacarme unas pelillas extra (así sigo en contacto con viejas amistades de antaño y veo pelis “de gratis”). Sin embargo como sabía que hoy iba a estar muy cansadete del partido de ayer por la tarde (porque jugarse un partido tras 4 meses sin mover el culo pasa factura) le dije al menda ese de allí del cine que esta tarde no contara con mi arte y buenas maneras, porque quería tener la tarde para estar tranquilito y reposando.

Así que encontrábame yo aquí con mi gracejo natural y me he decidido a ver una peli de las que tenía por ahí pendientes por visionar. Y al final me he decantado por esta peli titulada La Niebla (basada en una novela de Stephen King) que desde que estuvo en cines me quedé con ganas de verla porque la crítica hablaba muy bien de ella…; así que hoy que tenía tiempecillo me he sentado a verla como un campeón.


Y joder…, tengo que reconocer que la peli me ha dejado impactado y por eso me he decidido a hacer este post para recomendársela a todo el que aún no la haya visto. El argumento es muy simple: una niebla que de pronto aparece y que en su interior “esconde” algo que devora a todo el que pilla por delante. En cierto modo me ha recordado un poco al argumento de otra peli basada en un libro de Stephen King titulada La Rebelión de las Máquinas y que en su día me gustó bastante (un cometa entra en la órbita terrestre provocando que las máquinas y todo tipo de aparatos eléctricos adquieran vida propia acabando con la vida de todo ser humano que se les cruza por delante). En ambas películas vemos el cliché muy propio del género de terror de un grupo de supervivientes encerrados en un local (en la de la Niebla es un supermercado y en la otra peli comentada se trata de un bar de carretera), y que se las verán canutas para sobrevivir a los peligros de fuera. Pero sin duda alguna lo que más impacta de esta película de La Niebla es la forma en la que acaba…; hacía mucho tiempo que no veía un final que te dejara diciendo: “Joder, vaya movida, ¿no?”. Vamos, que según termina la peli es imposible no quedarse reflexionando unos segundos tratando de asimilar lo que uno acaba de presenciar.

En defnitiva, un film que me ha gustado más de lo que esperaba y que me ha hecho pasar un rato la mar de agradable en una de esas aburridas tardes de domingo en las que uno no sabe qué hacer para evitar que el tedio le invada (el que aún no la haya visto se la recomiendo, porque tiene ciertos momentos realmente impactantes).

Deja un comentario