LARRY: MAGNA CUM LAUDE

Hace unos días hice otra de mis famosas visitas a la zona centro a echar un vistazo a las novedades de juegos tanto de PC como de Xbox. Estaba yo ahí revolviendo los juegos de los stand de PC cuando de pronto y para mi sorpresa me encontré con esta entrega de la saga Leisure suit Larry al inquietante precio de 6,99€. Así que en cuanto lo vi no dudé ni un solo instante en hacerme con él, no sólo porque está tirado de precio, sino porque mi colega Kiko y yo tuvimos hace ya mucho años nuestras tardes de vicio a las anteriores partes de la saga, las cuales nos resultaron divertidísimas de jugar (ya expliqué hace unas semanas en otro post nuestra pasión de antaño por el género de las aventuras gráficas). El viernes lo estuve probando y tengo que reconocer que se trata de un juego divertidísimo y que sigue haciendo gala del peculiar sentido del humor picaruelo que siempre ha caracterizado a estos títulos.
En esta nueva entrega nos metemos en el pellejo del sobrino de Larry Laffer (cuyo nombre es Larry Lovage), y al igual que en las anteriores entregas el objetivo del juego no es otro que el de ligarse a todas las pibas que se pongan a tiro. Es curioso observar el hecho de que esta nueva entrega ya no usa el entorno en 2D que caracterizó sus inicios y le acompañó entrega tras entrega., sino que esta vez los desarrolladores nos proponen explorar 29 escenarios diferentes en un entorno 3D con un aire de dibujo animado muy peculiar. Esta vez son quince las chicas con las que podrá ligar Larry, donde aparte de hacer uso de un curioso sistema de conversación para engatusarlas, nos veremos inmersos en una serie de mini-juegos divertidísimos con los que iremos poco a poco descubriendo secretos y sorpresas sobre las diferentes chicas. De los que he encontrado hasta ahora en la aventura, el que más divertido me ha resultado es el de “jugar al duro”. Se juega con un sólo vaso y en el juego deberemos lanzar una moneda contra la mesa para que rebote y entre en el vaso (aquel que mete la moneda obliga a beber a su rival, por lo que será una buena artimaña para emborrachar y poner a tono a la moza de turno).
En definitiva, esta entrega de Larry se trata de “vender” como una nueva aventura gráfica, pero más bien viene a ser una colección de mini-juegos que tenemos que ir pasando con el fin de enamorar y liarnos con las chicas que pueblan el campus (yo personalmente me estoy divirtiendo bastante con el rato que llevo jugado hasta la fecha).

Deja un comentario