SIETE PSICÓPATAS

Creo recordar que en un post anterior ya mencioné este comic perteneciente a la línea BD de Planeta DeAgostini. Para el que no lo recuerde, hablé un poco por encima sobre esos diferentes tomos mensuales que componen esta serie y me referí a ellos como una especie de “rareza” dentro de esa línea editorial, ya que está pensada como una serie de 7 números autoconclusivos, en la que cada comic tiene una independencia total con los otros, tanto por los equipos creativos que los realizan como por las historias que nos cuentan, teniendo sólo en común la premisa de que los protagonistas serán siempre 7 individuos metidos en una misión. Este comic es el que abre la serie de esos siete tomos, cuyo argumento viene a contarnos un descabellado plan para tratar de asesinar a Hitler. Y qué mejor que usar a un grupo de siete putos tarados para acabar con otro de su calaña…; y es que el razonamiento que se usa en el comic para explicar el porqué de usar a gente así para llevar a cabo esa misión es muy simple:
los psicópatas son personas impredecibles que actúan sin pensar y sin planificaciones previas que se puedan desmantelar (algo que tiene su lógica en esa época en la que el espionaje estaba a la orden del día y los planes secretos bien urdidos se podían filtrar bastante fácilmente al enemigo).

El tomo empieza con el planteamiento de esa idea como algo totalmente descabellado, pero que al final conseguirá salir adelante debido al bajo coste para llevarla a cabo y porque las pérdidas de sus componentes en caso de fracaso son bajas totalmente aceptables (nadie va a echar de menos a un puñado de locos). Desde el inicio, con esa presentación que se nos hace con el “reclutamiento” de ese peculiar grupo, ya se aprecia un aire de locura bastante conseguido, ya que el grupo estará compuesto por gente con tendencias piscóticas, suicidas y asesinas.
En cierto modo, esa primera parte del comic tiene un cierto parangón con la peli de “Doce del patíbulo”, donde también hay una especie de búsqueda de miembros en manicomios y cárceles para una peculiar misión. Y como es de suponer, desde el primer momento en el que la misión comienza, se pone de manifiesto la imprevisibilidad de ese tipo de gente y todo se tuerce desde el principio, el grupo se desperdiga y cada uno obrará a su manera con una improvisación bastante peculiar, hasta llegar a un final con sorpresa incluida.
Mención especial al dibujo de Sean Phillips, al que ya conocía por su labor en Wildcats o en la miniserie de Sleeper, que hace gala de su peculiar estilo sobrio, oscuro y de corte realista, donde cumple como un campeón.
En definitiva, un comic que me ha dejado un buen sabor de boca (me encanta todo lo que está ambientado en la 2ª Guerra Mundial) y que sobre todo ha hecho que me interese por los siguientes tomos para ver qué pueden ofrecer títulos como Siete Ladrones, Siete Misioneros, Siete Yakuzas ó Siete Guerreros.

Un triste comentario

Deja un comentario