The Adventurers: The Temple of Chac

adventurcatatul_logo

¿Te gustó la película “En Busca del Arca Perdida”?. ¿Recuerdas la roca que seguía al bueno de Indiana Jones?. Vamos a viajar en el tiempo hasta el año 2009, es un momento viejuno para encontrarnos con el juego The Adventurers: The Temple of Chac. Un juego ligero para todos los públicos donde unos aventureros entrarán en el templo del dios del trueno e intentarán salir vivos con el mayor número de tesoros. Habitaciones que se estrechan, rocas que te siguen, lava ardiente, cascadas enormes, cada paso puede ser decisivo cuando entras en el templo de Chac. Un juego muy simple donde todo el tiempo estás tomando decisiones sobre seguir avanzando o coger otro tesoro. Un juego para 2-6 jugadores mayores de 10 años (he jugado con niños de 7 y funciona perfectamente), 30-45 minutos de duración dependiendo del número de jugadores. Diseño de Guillaume Blossier y Frédéric Henry con un precio interesante teniendo en cuenta los tiempos que corren.

La caja

La caja

Una caja grande pero no muy alta, traducido por Edge para que podamos hacer de Indiana Jones sin problemas.

Por detrás.

Por detrás

Dentro encontramos las reglas en castellano y en francés. Son bastante simples, solo debemos tener en cuenta los detalles de cada localización y en las primeras partidas tenemos que tenerlas a mano.

Las reglas.

Las reglas

Cartón con los jeroglíficos y la respectiva numeración por el otro lado. El grosor es bastante bueno y salen con facilidad.

Los jeroglíficos

Los jeroglíficos

El mapa doblado en 4 partes va metido en una bolsa de protección que no he vuelto a utilizar, va muy justa y tengo miedo de dañar el cartón. Todo el escenario y sus partes están muy bien, encontramos atajos para adelantar a la roca.

El mapa

El mapa

Dados, mazos de tesoros para todas las localizaciones y cartas de los 12 buscadores de tesoros. Colocar todos esos tesoros puede parecer un coste en tiempo pero una vez montado te das cuenta que puedes tener el juego preparado en 3 minutos.

Cartas y dados.

Cartas y dados

El plástico está escondido bajo la cuna de cartón. Las paredes del templo, una roca, un puente con 5 tablones y las 12 miniaturas para los jugadores.

El plástico está escondido.

El plástico está escondido

Vienen en dos colores y eso queda bien si no vas a pintarlas, en mi caso me ha faltado tiempo para coger los pinceles y dejarlas presentables. El asunto de los muros que se van cerrando mientras te dedicas a robar tesoros o aprender sobre los jeroglificos me parece genial. Sabes que es dificil que se cierren las paredes pero en el momento que se ha movido dos veces sales corriendo.

En dos colores,

En dos colores

Las cartas de los personajes tienen un arte genial, cada uno explica su historia con solo mirarlos y te hace entrar en el papel rápidamente. Por otro lado, nos damos cuenta que hay un dibujo en la parte inferior izquierda que nos indica la habilidad especial que tiene ese personaje. Es un pequeño detalle que se puede utilizar una vez durante la partida, pero que puede marcar la diferencia entre la vida o la muerte.

Cartas de personajes,

Cartas de personajes

Cartas para los diferentes grupos de tesoros. Algunas zonas ofrecen mayor valor que otras, pero está claro que la piedra de Chac con un valor de 9 puntos es el tesoro más caro de todos.

Cartas de tesoros.

Cartas de tesoros

Ya estamos preparados para entrar en el templo. A cada jugador se le repartirán dos personajes al azar, si mueres tienes otra oportunidad con un segundo ladrón de tumbas.

Entrando...

Entrando…

No estamos delante de un juego duro, pero es muy divertido. Lo he jugado a diferente número de jugadores. Desde partidas rápidas a 2 hasta las de 6 que son un poco descontrol si las juegas con niños. Es un juego simple, pero eso es lo que estaba buscando,  algo para poder jugar y reírte de aquellos que tienen la piedra a dos casillas. Lo acusan de ser poco rejugable, yo he jugado bastante si lo comparamos con otros que no ven mesa y creo que le quedan muchas horas de partidas, sobre todo si lo juegas con niños.

Deja un comentario