¡UN AUTÉNTICO JUEGAZO!

Ya comenté en el post anterior mi visita al FNAC para ver qué ofertas suculentas de juegos de la Play2 me encontraba allí. Creo que también comenté que además del Killzone me hice también con otro ofertón: el GTA San Andreas. La verdad es que hasta ahora sólo había tenido ojines para el Killzone, pero ayer probé el San Andreas para ver si era un juego tan innovador (tal y como decían allá en la época en la que salió), y la verdad es que ha superado mis expectativas. A continuación os adjunto un resumencillo de una página que he encontrado en la que se habla del argumento de este juego:

La historia se desarrolla en el rincón más recóndito y marginal del Estado de San Andreas, en un pequeño ghetto de Los Santos. Allí una banda de afroamericanos, los Orange Grove Family, cuyos días de esplendor en la escena criminal de la ciudad son historia, intentan subsistir de las arremetidas de las bandas rivales y de la presión policial.
El protagonista, el ya conocido Carl Johnson “CJ” regresa a Los Santos tras 5 años de autoexilio motivados por el asesinato de su hermano y la reacción de sus familiares culpándole de este hecho. A su llegada CJ se encuentra con otro trágico suceso, la muerte de su madre en extrañas circunstancias que se une al desolador panorama de ver a su banda en lo más bajo de la escala criminal de Los Santos, sin control sobre el tráfico de drogas y con contínuas disputas internas. Además, el respeto que todos los miembros de la familia tenían por Carl ha desaparecido. Habrá que empezar desde abajo, muy abajo para volver a hacerse un nombre en el barrio…
Y es que realmente el juego engancha de lo lindo una vez que te vas metiendo en la historia…; tendremos que volver a hacer recobrar a nuestro personaje el respeto que se merece y hacer de él y su banda “los putos amos del barrio”. Por ahora llevo poco jugado, pero las distintas fases que uno se va encontrando son de los más variadas…, desde meterte en un barrio de una banda rival a hacer graffitis con el fin de marcar territorio, a apalizar junto con los colegas de la banda a un “camello” que está traficando con esa mierda en nuestro barrio (y por supuesto ya he asistido a mi primer tiroteo en coche a toda pastilla por la ciudad contra otra banda rival). El juego está plagado de fases tipo argumento de pelis como “Colors” o “Los chicos del barrio”, por lo que las horas y horas de diversión están aseguradas.
Y por supuesto comentar también la genialidad de tener una amplia libertad de movimientos por toda la ciudad y poder interactuar con bastantes objetos del escenario, pues si bien la historia se enmarca dentro de una serie de fases en las que hay que dirigirse a ciertos puntos o escenarios concretos, dispondremos de una total libertad y variedad de formas para poder llegar hasta ellos.
En definitiva, un juegazo que promete muchas horas de vicio y más vicio para esas tardes aburridas en las que uno no sabe qué hacer en casa (y encima a un precio de auténtico ofertón).

Un triste comentario

Deja un comentario