1408

Hoy he aprovechado para ver esta película que tenía pendiente ahí por visionar desde hace tiempo y me llamaba la atención por el inquietante trailer que vi en cines cuando la estrenaron hace ya. Sin duda alguna, una de las cosas que más me atraían (aparte de estar basada en un relato de Stephen King) es la dupla protagonista formada por John Cusack y Samuel L. Jackson, a los que considero dos pedazo de actores como la copa de un pino. El argumento nos cuenta la historia de Mike Enslin, un escritor que al morir su hija dejó la literatura seria a favor de librajos sobre casas y lugares encantados. Precisamente, preparando su libro de hoteles encantados, recibe una “golosina” en forma de postal instándole a NO registrarse en esa habitación 1408 del hotel Dolphin de Nueva York. Armado de escepticismo, se empeña en registrarse hasta que, mediante una artimaña legal, consigue pasar por encima de Gerard Olin, gerente del hotel interpretado por Samuel L. Jackson.
No me cansaré de alabar a este último actor, que aunque tiene un papel bastante escaso, hay que reconocer que realmente acojona su forma de describir todos los hechos que han acontecido en esa habitación demoniaca para persuadir al protagonista de que no entre en ella.
Y precisamente esos minutos de discusión entre ambos, son tan sumamente tensos e introducen tanto suspense, que se convierten en lo más memorable de la película. El resto es, ni más ni menos, que John Cusack pasándolo mal en la habitación 1408, que le obligará a recorrer sus demonios internos y le hará mil perrerías, desde escenas inquietantes hasta auténticos delirios donde Enslin no tiene más remedio que dejarse llevar. Aunque la película no está mal, creo que se podía haber sacado más partido al terror psicológico del film, ya que en el fondo es una película que aunque no aterroriza del todo tampoco produce rechazo, sino que te deja la sensación de haber visto un filme decente al que se le podría haber sacado más partido (al menos es la sensación que me ha dejado a mí).
Según he podido leer en otro blog, se rodó un segundo final para la película, ya que el original fue considerado demasiado “deprimente”. No voy a narrar aquí ninguno de los dos finales para no joderle la peli a nadie, pero comparando uno y otro, creo que tenían que haber usado el que desecharon. Ya comenté en el post en el que reseñé la peli de La Niebla que no entiendo la puta manía de acabar con finales felices casi todas las películas, cuando a veces un final inesperado puede ser más impactante. En cualquier caso recomiendo este film, sobre todo por la buena interpretación de esos dos actores, aunque no me cansaré de insistir en que aunque no está del todo mal, decae a un ritmo un tanto irregular pasados los primeros 45 minutos.

Deja un comentario