DOOM 3

El viernes estuve con mi colega Emilio en el Plenilunio, ya que fuimos a ver la peli de Ángeles y demonios. El caso es que mientras hacíamos tiempo a que empezara, estuvimos echando un vistazo a los dvd’s y videojuegos del Saturn. Mientras éste miraba cd’s de música yo me fui a indagar los juegos de Xbox y de PC, y tengo que reconocer que casi se me empañan los ojines cuando vi el Doom3 tirado de precio. Aún recuerdo cuando hace ya la tira de años vi la primera parte de Doom en casa de un colega del instituto, que era un viciao de los videojuegos (creo que fue allá por mediados de la década de los 90). Por aquel entonces, Doom marcó un hito en el mundo de los videojuegos y se convirtió en todo un clásico del género. El caso es que desde hace ya tiempo quería hacerme con esta tercera parte, que aunque tiene ya sus 4 ó 5 añitos desde que salió, un servidor tenía ganas de jugarlo. Además mi colega Kiko me había hablado muy bien de él, pues según me dijo hace ya tiempo se trata de un juego con una ambientación de las que acojonan.
Y tras haberlo probado tengo que reconocer que jugarlo con la luz de la habitación apagada y con el volumen alto, acojona mucho. Y es que el argumento del juego está ambientado en el año 2145, en una base militar situada en Marte, donde un experimento fallido abre las puertas del infierno de par en par y nosotros seremos los encargados de “salvar los muebles” y patear el trasero a cuanto bicho del averno que se nos ponga por delante. El juego basa su mecánica en la inmersión del jugador en una terrorífica y estresante atmósfera llena de continuos sobresaltos (es acojonante meterse en un sitio oscuro de donde se oyen venir gritos y sonidos demoniacos, porque no sabes en qué momento va a aparecer un puto engendro con aviesas intenciones).
En definitiva, Doom3 es un shooter al que merece mucho la pena jugar, a pesar de que tenga ya unos pocos añitos, porque la acojonante ambientación y los sobresaltos hacen que uno se meta en el juego de una forma en la que se llega a pasar un poco de acojonetis, sobre todo si se juega a oscuras (es como estar metido dentro de una peli de ciencia-ficción con toques de terror). A continuación os adjunto un vídeo para que comprobéis si es un juego que puede causar mieditis o no.

Deja un comentario