EL EQUIPO A

Todo el que fuera un tierno mozalbete, achuchable y mofletudo, durante la década de los 80, recordará aquellas tardes de los sábados en las que a eso de las 20:00h siempre ponían alguna serie chula en Tve1 (los buenos tiempos de cuando sólo había dos canales y los chavales aún jugaban en la calle sin quemar papeleras ni patear cubos de basura). De aquella época datan series como Macgyver, la magnífica “V” y toda su parafernalia de las pegatinas de la Teleindiscreta, y por supuesto El Equipo A. En mi barrio concretamente había una desbandada total de la muchachada cada vez que iba a empezar la serie, bajo la frase de: “Me subo a casa que va a empezar el episodio” (hoy en día con internet esa frase ya sólo está en boca de las marujonas enganchadas a los dramones telenoveleros).

Así que supongo que todo aquel que por entonces disfrutara con la serie, se la habrá jugado con el visionado de esta película para ver cómo estaban recreados estos míticos personajes de antaño (yo al menos esperaba que hubieran solucionado por fin aquel pequeño detalle de la serie en la que cada vez que Hannibal recibía un puñetazo, se veía a un tío con un pelucón blanco y con las patillas despegadas). Y bueno, hay que decir que el film bien podría ser una especie de Ultimate Equipo A, en la que se actualiza a los tiempos modernos a esta pintoresca unidad de antiguos soldados de las fuerzas especiales acusados, encarcelados y perseguidos por un delito que no han cometido (este supuesto delito ya no tiene lugar en Vietnam sino en Irak). La película, sin ser nada del otro mundo, recrea más o menos fielmente todo lo que ya pudo verse en la serie, y además se explican detalles como, por ejemplo, el miedo a volar de Baracus. Principalmente, se trata de la antesala a lo que era el espíritu de la serie, donde veíamos ya al grupo huyendo de la justicia y sobreviviendo como soldados de fortuna. En cambio, en el film seremos partícipes de la formación del grupo, la trampa que les tienden para incriminarlos en un delito del que no son culpables, su escapada de la cárcel y la consiguiente labor con la intención de limpiar sus nombres (dejando todo ello preparado para una posible 2ª parte en la que ya podrían centrar el argumento en lo que era la serie en sí, es decir, con el grupo sobreviviendo como soldados de fortuna y alquilando sus servicios como mercenarios).

Realmente no deja de ser un fim pasable de acción y diversión, con cantidad de vehículos explotando y volando por los aires, y donde más o menos se respeta la premisa de esta curiosa unidad de no dejar demasiadas bajas (aunque hay que decir que si en la serie nunca se cargaban a nadie, aquí alguno que otro maloso sí que sale malparado).
En definitiva, yo la recomendaría solamente para fans de la serie y gente que se atreva con las típicas películas de acción con ciertas escenas bastante espectaculares, muchas explosiones y planes muy bien urdidos y calculados al milímetro, donde todo sale cómo estaba previsto. Y es que, al igual que a Hannibal Smith, a todos nos encanta que los planes salgan bien (sobre todo cuando se trata de un plan con una gachí).

Un triste comentario

  1. KiKo dice:

    Se notan también las rampas cuando un coche sale volando? Porque eso también era un clasicazo…

Deja un comentario