LA HORDA

Mira que yo no soy nada dado al cine francés, pero a veces cuando algo me llama la atención me armo de valor y le echo un temple torero que me lleva a jugármela sin pestañear como un tío. Todo empezó una tarde en la que me encontraba yo haciendo el internauta y me topé con el trailer de esta película que me dejó un tanto inquieto. “Si me atrevo con el cine de terror francés ya sí que dejaría patente mis dotes de tío castizo y echao p’alante” me dije yo mientras sopesaba si le iba a dar una oportunidad o no al film. Así que hace unos días decidí dar el paso y me senté a ver esta peli titulada La Horda. Y la verdad es que tengo que reconocer que después de haberla visto me ha dejado un muy buen sabor de boca. Hay que decir que el arranque de la peli me enganchó bastante desde el principio, cuando un grupo de polis decide llevar a cabo un ajuste de cuentas en el escondrijo de un puñado de maleantes que han asesinado a sangre fría a un compañero de estos. Es precisamente en este edificio donde todo empieza a desmadrarse por momentos cuando, de forma repentina y ante el acojone de los protagonistas, los muertos en la reyerta empiezan a volver a la vida y a devorar a todo el que pillan por delante.
De esta forma, se recurre al cliché que vemos en muchas pelis de un grupo de supervivientes enfrentados entre sí que han de dejar de lado sus diferencias y sus odios con el fin de colaborar para tratar de salir con vida ante una amenaza mayor (anda mira, como en Asalto al Distrito 13).
Algo que me ha llamado la atención en alguna que otra crítica que he visto sobre la peli es el hecho de que se comenta que el film está inluenciado por videojuegos de moda tales como Left 4 Dead o Dead Rising (del que por cierto ardo en deseos de pillarme la 2ª parte cual 15 añera que suspira por el flequillazo del vampiro ese de la saga Crepúsculo).
En definitiva, una peli que me ha sorprendido bastante gratamente, aunque he de decir que, a pesar de su inquietante arranque, a mitad de la misma se desinfla un poco y pierde intensidad (más o menos cuando aparece el personaje del gordaco tarao). Sin embargo, hacia el final de la misma vuelve a recobrar enteros con todas esas salvajadas que se sacan de la manga y le deja a uno con la sensación de que lo que ha visto le ha hecho pasar un rato entretenido. Así que después de la experiencia me la seguiré jugando con el cine de terror francés, y creo la siguiente peli será una titulada Alta Tensión, que me la ha recomendado encarecidamente un colega del curreles.

Un triste comentario

Deja un comentario