LA TEORÍA DEL BIG BANG

Hoy voy a hablar de una serie que he empezado a ver desde hace poco, gracias a una recomendación de mi hermano. Todo fue un día que estaba él viendo un episodio de esta serie en la tele, me llamó y me dijo: “Mira Rober, una serie de frikazos como tú” (es que mi hermano es mu simpaticón). Curiosamente vi una escena en la que los protagonistas estaban ahí teniendo una divertida discusión sobre Superman, y me causó gracia las gilipolleces que decían. Así que me he hecho con la primera temporada de la serie, y tengo que reconocer que es divertidísima, ya que todos los que tenemos algo de frikis nos sentiremos identificados en algún momento con los personajes. Los protagonistas de la serie son dos frikazos llamados Leonard y Sheldon, un par de buenos amigos que comparten trabajo y apartamento. La serie comienza con la mudanza de Penny, su nueva y atractiva vecina (una rubia que está to buena), de la que Leonard se enamora desde el primer momento.
La dificultad de los amigos para relacionarse con personas fuera de su entorno da lugar a situaciones bastante cómicas. Y es que sus únicas amistades son otros dos frikazos como ellos, llamados Howard Wolowitz (un pseudo-galán sacado de una película psicodélica de los sesenta), y Rajesh Koothrappali, otro personaje muy peculiar que también tendrá unas inquietudes muy alejadas de las de la gente común. La serie contiene una gran cantidad de gags y referencias a principios y teorías físicas auténticas (aunque son simplificadas al máximo para poder ser entendidos rápidamente por la audiencia que no posea estudios en física, matemáticas o ingeniería), y sobre todos nos vamos a encontrar también referencias a aspectos de temática friki tales como comics, rol, videojuegos, películas, series, étc…
Como he comentado más arriba, hasta ahora llevo visto unos pocos episodios de la primera temporada, y tengo que reconocer que la serie es divertidísima. Todos esos guiños a aspectos de temática friki que se dejan caer en cada episodio me encantan, e incluso me he sentido identificado en algunos momentos con alguno de los personajes (como cuando se ponen a hablar de comics delante de una chica que no ha leído ninguno en su vida, como si fuera algo natural y dando por hecho que es imposible que desconozca a tales personajes). Me encanta la cara que pone la rubia en algunas situaciones ante la frikeza de estos tipos, mirándoles en ocasiones con un jeto de no haberse encontrado en la vida a unos tipos tan raros como estos. A pesar de todo, ella es su única amiga del sexo opuesto, que les hace darse cuenta en ocasiones que el relacionarse con chicas es algo que les queda grande a todos ellos y que aún les queda mucho por aprender (como cuando tratan de convencerla de que no vaya a la disco con una amiga y se quede con ellos a jugar al Halo3). En definitiva, una serie que recomiendo a todo el mundo que considere que tiene algo de friki, y a los que no también, pues os váis a encontrar situaciones cómicas divetidísimas protagonizadas por estos tipos tan curiosos. Os dejo con un vídeo muy chulo de una partida online a un juego de rol, donde podéis descubrir hasta qué extremo llega su frikeza (Kiko y yo no somos tan personajes como estos cuando jugamos online al Gears of War 2 de la Xbox).