Profesiones chulis (II)

Han sido muchas las cartas recibidas en la redacción de Vas Tú Listo estas últimas semanas provenientes de acreedores, gente que nos amenaza de muerte, lagartonas que quieren endosarnos a hijos bastardos y fans del blog que se confiesan inquietos ante el anterior post de profesiones chulis. Y es que con esto de la crisis la cosa no está como para trabajar en donde a uno le salga del ojete, pero a nosotros nos gusta seguir dejándoos sugerencias de trabajos que a nosotros personalmente nos resultan molones y que esperamos que algún día, los que estáis en paro, podáis colocaros (aparte de con marihuana de la buena) en curreles de este jaez. Así que sin más dilación vamos a hacer un repaso a esas profesiones como el repaso que haríamos a una moza en picardías.

Y la primera profesión molona que os recomendamos hoy no es otra que la de adiestrador de ponys. Y es que quién no ha deseado nunca tener un caballo enanajo de estos para peinarlo el flequillazo y comprobar cuánto tiempo puedes cabalgar en una miniatura de estas antes de dejarlo “deslomao”. Pero eso sí, desde Vas Tú Listo os pedimos a todos los futuros adiestradores que no seáis cabroncetes y no le enseñéis al pobre jaco a calzarse a todo lo que pille por banda, porque tampoco es plan.

"To" lo que tiene de enano lo tiene de cabrón

Otra profesión de futuro es la de conductor del autobús escolar en China. Y es que pensamos que por aquellos lares curreles de este tipo tiene que haberlos a patadas, porque como son tantos y están en ese país metidos a presión, debe de haber mazo de niños desperdigados por allí a los que transportar. Fijaos qué “salao”…

Grupo de niños metidos ahí con mala leche

Para todos aquellos de vosotros que apuntéis maneras de chulo-piscinas, os aconsejamos un tipo de trabajo que poca gente conoce pero que ejercerlo debe de ser lo más grande. Nos estamos refiriendo a la profesión conocida como inspector de bikinis, que como puede apreciarse en la estampa adjunta, uno ya puede apuntar buenas mañas desde jovenzuelo.

"¡Pseeee, no parece que la tire de sisa!"

Este siguiente curreles se lo dedico exclusivamente a nuestra colaboradora femenina del blog, por su odio latente (y cito textualmente) “hacia todas esas tetonas operadas de plástico barato”. Pero lo cierto es que cuántos tíos no hemos deseado tener a una de esas tetonas para vestirla con modelitos a nuestro antojo. Pues para todos esos mozos castizos y “echaos p’alante” os recomendamos la profesión de vestidor de maniquíes. Es lo más parecido a poder magrear a una tetona de plástico sin que te pegue una hostia que se oiga hasta en Perú.

Te empitona y te saca un ojo como poco

¿Y qué me decís de la profesión de ingeniero de caminos?. Eso sí, si os dedicáis a esto intentad no hacer diseños estando puestos de coca hasta las cejas, porque os pueden salir barrabasadas como estas.

Al menos las motos pasan guay

Para las chicas devotas o religiosas de buen ver las recomendamos que se hagan testigos de Jehová, porque darían nuevos bríos a una profesión que cada vez va a menos. Seguro que conseguirían que muchas más puertas se abrieran, y seguro que más de uno prestaría más atención a  la revista Atalaya. La que sí que está como para Atarla-ya es la “Jehovasa” esta de la foto adjunta.

Más de uno la abriría..., y no nos referimos precisamente a la puerta, ja, ja

Pero si lo que quieres es cambiar de aires e irte a trabajar al extranjero, desde Vas Tú Listo te recomendamos que te vayas a Rusia y te alistes en la poli. Seguro que con compañeras así algún porrazo das.

Todos deseamos dejarnos esposar por agentes así

Y ya para acabar, sólo nos queda deciros que si da la casualidad de que eres un poco altruista y te gusta trabajar por amor al arte, te recomendamos que te hagas infla-panzas. Y es que a veces es mejor dar que recibir (aunque los asiduos a Chueca a lo mejor no están de acuerdo).

Si cuela, eso que te llevas

Deja un comentario