Si aún no has leído Kingdom Come…

come_logo

Hay un conocido por la muchachada de este blog (que aparte de ser tonto desde que estaba en los huevos de su padre) el muchachuelo presume de ser un gran comiquero, pero hace poco descubrimos sobre él que nunca había leído Kingdom Come. Así que tras mofarnos y descojonarnos de él en su cara durante un buen ratazo le pusimos al día de un notición por el cual podría poner fin a tamaña afrenta contra el mundo del noveno arte y hacerse con esta novedad que nos trae la muchachada de ECC Ediciones para este mes de marzo. Así que si tú tampoco has tenido el placer de leer este pedazo de comicazo tampoco tienes excusa ya…

Superman

Superman poniéndose de barrera en una falta

Para el que no tenga ni zorra de su argumento (aparte de no ser digno ni de mirarnos a la cara) le diremos que se ambienta en un futuro en el que Superman y la gran totalidad de grandes héroes de antaño se han retirado, y sin su influencia, el mundo ha aceptado a una nueva generación de superhéroes encabezados por Magog que recurren a la violencia y a la barbarie para impartir su particular visión de la justicia y sin importales cómo sus actos pueden traer consecuencias desagradables para la humanidad. No obstante, la amenaza de un futuro apocalíptico fuerza el regreso del Hombre de Acero, y el choque con los recién llegados será inevitable.

Ole ahí la portadita guapa

Ole ahí la portadita guapa

Creo que ya he dicho muchas veces que yo soy marvelómano hasta el ojete y de DC comics leo lo justito. Si este es también tu caso no puedo menos que decirte que des una oportunidad a este cómic de la competencia porque es uno de esas historias que has de leer sí o sí a poco fan del noveno arte que te consideres. Y es que para adentrarse en esta historia olvídate de la maldita continuidad o de si sabes mucho o poco sobre los personajes que aquí apaerecen, pues se trata de un cómic ideal para sentarse a disfrutar con una pedazo de historia aderezada por el dibujazo de Alex Ross, que cada viñeta que hace este tío es una auténtica obra de arte. Un “must have” en toda regla como la copa de un pino…

Deja un comentario