Si nunca has leído Ex Machina

machina_logo

Los que conozcan mis dotes futboleras pensarán que eso de Ex Machina va por mí, debido a que era una puta máquina cuando jugaba al fútbol-sala en la liga municipal de mi barrio antes de que dejara ese bonito y noble deporte por otros como el tumbing, el zapping, la barra libre o el levantamiento de bollos. Bueno, a decir verdad era más malo que el Gargamel y tenía una forma muy canallesca de tratar el cuero o esférico, pero aún así hacía gala de vez en cuando de unos tremendos destellos de calidad en mis botas. Pero el Ex Machina al cual nos referimos hoy no tiene nada que ver con viejas glorias futboleras, ni mucho menos…

Dibujazo no..., lo siguiente

Dibujazo no…, lo siguiente

Y es que como sabéis, la muchachada de ECC Ediciones están recopilando en bonitos tomos antiguos títulos de la línea Vertigo, que suponen una ocasión cojonuda para acercarse a ellos igual que un chulo discoquetero se acerca a una chavala de buen ver con intención de arrimar cebolleta. Para el que no tenga ni zorra sobre Ex Machina le diremos que se trata de un cómic que viene avalado por el guionista Brian K. Vaughan (ahí es “ná”) y el dibujante Tony Harris, quienes renovaron el género de superhéroes con este título, una historia que sumerge a los enmascarados en las turbulentas aguas de la política. Tras recibir en pleno rostro la explosión de un artefacto de otra dimensión, el ingeniero Mitchell Hundred adquiere la habilidad de dominar toda clase de maquinaria dedicando sus nuevas habilidades a mejorar la vida de los demás. Tras una breve trayectoria como superhéroe, bajo el nombre de la Gran Máquina, se convierte en alcalde electo de la ciudad de Nueva York. A partir de entonces, su vida da un vuelco en una obra espléndida que obtuvo el premio Eisner a la mejor serie en 2005.

Ole ahí la portadita guapa

Ole ahí la portadita guapa

Insistimos que si en su día te quedaste sin leer Ex Machina cuando fue publicado por estos lares hace unos añitos de la mano de Norma Editorial, ya estás tardando en solventar el craso error de no haberte hecho con él en su día y dar una oportunidad a este pedazo de cómic. Venga hombre, no seas rancio, y al menos píllate el primer tomo (de diez) para darlo una oportunidad a ver si te convence, que por 12,50€ de mierda no te vas a arruinar, tío rácano. Además a poco metido que estés en el noveno arte serás sabedor de que un cómic guionizado por Brian K. Vaughan ha de ser bueno por cojones…

Deja un comentario