VENENO: ORIGEN OSCURO

El otro día me leí este tomo de la línea 100% marvel que recopila esa miniserie de cinco números sobre uno de los más aclamados enemigos del arácnido. El motivo principal por el que me hice con él fue porque está dibujado por Ángel Medina, uno de mis dibujantes favoritos desde que lo vi por primera vez en la colección de Sam & Twitch. Y es que reconozco que me encanta ese estilo suyo con formas retorcidas y rostros imperfectos, caricaturista y realista a la vez, que dentro de lo “poco atractivo” que puede llegar a ser, tiene cierto encanto para la vista (además tiene un cierto toque siniestro que viene a la perfección para series “oscuras” como la del tomo que nos ocupa). Pasando a comentar lo que nos ofrece esta historia, puede resumirse en que viene a ser una visión más desarrollada de los avatares del destino que unieron a un periodista fracasado y hundido en la miseria (Eddie Brock) con el simbionte alienígena, dando lugar a una simbiosis de la que nació el peor enemigo de Spidey.
Y se puede decir que es el enemigo más temible al que se ha enfrentado el arácnido, porque en él se unen el odio de una fuerza del mal sedienta de venganza junto con el odio de un ser humano que culpa a Spiderman de arruinarle la vida.
De esta forma, este tomo ahonda temas como la infancia de Brock (donde vemos a un Eddie un tanto introvertido con dificultad para hacer amigos), para a continuación adentrarse de forma más desarrollada en todos aquellos detalles que ya conocíamos (la muerte de Jean DeWolff y toda esa historia del asesino llamado “Comepecados”), que eclosionaron en el nacimiento de Veneno. En definitiva, que tal y como podréis documentaros en las reseñas de otros blogueros, se trata de un tomo que no es una lectura esencial ni imprescindible pero si eres fan del personaje y te gusta entrar en detalles de su vida (y de su simbionte, que también se cuentan), tal vez es una obra que no debería faltar en tu “comicteca”. Os dejo con una muestra del arte del dibujante, que aunque suene un poco radical, me aventuro a decir que sólo por el dibujo se justifica la compra de este tomo.

Deja un comentario