Los Nuevos Vengadores: Sin poderes

vengatas_logoIgual que muchos tienen su vicio con los porros y las pilulas, otros con la porno del canal plus y otros tantos con los Donettes y los Dupis de ofertacas del Lidl de su barrio, yo he de reconocer que mi gran debilidad (aparte de un patadón bien dado en los huevos) son los tomos Marvel Deluxe. Y es que ya he comentado en anteriores ocasiones mi devoción por ellos, hasta el punto de que antes de leerlos casi me dan ganas de echarme un par de gotas de Varón Dandy.

Y mi última adquisición ha sido este tomaco que sigue recopilando las andanzas de Los Nuevos Vengadores durante la sombría etapa de Reinado Oscuro, en la cual este grupo de superhéroes quedaron relegados al papel de proscritos y eran perseguidos y acosados por las autoridades para llevarlos ante la justicia. Y sí chavales, yo ya me hice con este materialazo en su día cuando fue publicado en grapa, así que podéis llamarme tío ansias, tío loco o puto enfermo, pero sigo insistiendo una vez más en el hecho de que los tomos de Marvel Deluxe son lo más grande (sobre todo por lo bonito que quedan los jodíos ahí en las estanterías puestecitos en fila)…

¿Recordáis que en la reseña del tomo anterior me regodeaba en mi crapulencia con el enfrentamiento de nuestros héroes con el Encapuchado (uno de los colaboradores de Norman Osborn durante esta etapa de Reinado oscuro)?. Pues bien, en este tomo que nos ocupa hoy asistiremos por fin al tan esperado rifi-rafe entre estos contra Norman y sus Vengadores Oscuros. Y es que no me canso de incidir en el hecho de que esta etapa de los Vengadores mola por ver al grupo en uno de sus momentos más bajos, pues en sus filas no hay tipos ultra poderosos en plan Thor o Hulk, sino héroes que dependen de sus propias habilidades y de un entrenamiento intensivo (como Pájaro Burlón o Ronin) o héroes más preocupados por el bienestar de su familia que de sus andanzas con el equipo (como por ejemplo Luke Cage).

f

“Te pego un palo que te avío”

Pero otro elemento que resulta inquietante de esta etapa de los Vengadores es el hecho de que incluso a alguno de ellos se le pasará por la cabeza la idea de hacer algo que hasta el momento había sido impensable para este grupo de bienhechores, tan preocupados siempre por el rigor moral de sus actos. Y es que a algunos como Ronin se les plantea el dilema de que para salir de este atolladero en el que se encuentran, la única solución posible pasa por acabar con la vida de Osborn, algo que a los más moralistas como Spiderman no les hará demasiada gracia. Sí chavales, eso de que los Vengadores “no matan” es algo que ha quedado atrás en estos tiempos oscuros, pues es bien sabido por todos que los tiempos difíciles a veces requieren medidas desesperadas. Y será justamente toda esta parte la que ocupará lo que para mí es lo mejorcito del tomo, con un Ronin ensimismado con la idea de ajustarle las cuentas a Norman y atajar el problema de raíz. Pero claro, ir uno solo a por el mayor cabronazo del planeta y tratar de acabar con él en su “cuartel de operaciones” dice mucho sobre lo bien puestos que tiene los cojones Clint Barton (aunque el resultado no acompañe)…

f

Clint Barton rabiando de cojones

Y por supuesto, no hay que pasar tampoco por alto el hecho de que si con algo cuenta esta formación de los Vengatas es con una gran capacidad para urdir planes bien trazados, compensando así su falta de poder con estratagemas bien planeadas, no faltas de picaresca y engaño. Y no solamente eso, pues si hay algo característico entre los héroes de Marvel es que cuando están en sus horas más bajas y necesitan ayuda de otros héroes siempre la van a tener, y será gracias a este sentimiento de compañerismo por el cual veremos desfilar a lo largo de la páginas a un montón de personajes, que ejercen a modo de “caballería” y que acuden al rescate cuando todo parece estar perdido.

Ole ahí los planteles guapos

Ole ahí los planteles guapos

En definitiva chavales, todos estos elementos hacen de este tomo titulado Los Nuevos Vengadores: Sin poderes una más que entretenida lectura llena de rifi-rafes entre nuestros héroes proscritos, Norman Orborn y su guardia pretoriana, dejando todo preparadito para el que fue otro de los grandes eventos de la Marvel de hace unos pocos años: Asedio (el cual suponía la vuelta de Steve Rogers a Los Nuevos Vengadores). Lo dicho, que si no pudiste leer todo este material en su día no te pierdas estos tomos, coñe…

Deja un comentario