World War Wolves: Dios tiene gracia

wolves_logoNi que decir tiene que a los muchachos de este blog nos van mazo las lobas (sobre todo las que se frotan en la primera cita), pero también estamos bastante al tanto de noticias que tienen a los hombres lobo como protagonistas. Y bien es cierto que este cómic titulado World War Wolves nos ha llamado la atención, no sólo por esa imagen de la portada de un menda que nos recuerda a nosotros cuando vamos borrachuzos y nos enganchamos por todas las farolas que pillamos, sino también por su argumento…

Cuando el otro día le dije a cierto coleguita que iba a darle una oportunidad a este tomo me contestó algo así como que seguramente sería una especie de The Walking Dead pero cambiando a los zombies por los  licántropos. Pero qué cojones, hoy en dia está ya todo inventado en géneros como el cine y el cómic, por lo que si algo se cuenta con fluidez, con gran estilo y con buen ritmo siempre es muy de agradecer. Y sin duda alguna, tras haber leído por fin este primer tomo, creo que World War Wolves cumple todos esos requisitos.

Para el que no tenga ni guarrísima sobre su argumento diremos que debido a una enfermedad extremadamente contagiosa, una gran parte de la población se ha convertido progresivamente en licántropos. Los supervivientes han huido de las grandes ciudades, infestadas por estas monstruosas y terroríficas bestias, y se han reagrupado en pequeñas comunidades fortificadas. Pero, con el tiempo, los lobos se han ido organizando y han creado una nueva sociedad, en la que los hombres son el alimento. La guerra ha empezado…

r

Un puto niño “mu” loco

A modo de curiosidad merece la pena decir que, al contrario que otras historias de corte catastrofista, aquí sí tendremos una pequeña explicación del origen de toda esta plaga, gracias a la inclusión de unas pocas páginas que se asemejan a periódicos o blogs y que nos dejan caer pequeñas pinceladas sobre todo ese desolador panorama. Gracias a ello, el lector puede sacar en claro el hecho de que toda esta plaga viene como consecuencia de un experimento del gobierno para hacer mejores soldados, que se fue a la mierda y que ha acabado por expandir toda esta epidemia que convierte a la gente en licántropos. Por mi parte, he de comentar que es de agradecer el hecho de que los autores se molesten en brindarnos una pequeña explicación del origen de este mal, pues últimamente proliferan casa vez más las historias en las que una plaga chunga surge sin más, dejando al lector con ganas de saber qué la ha provocado.

f

Todo el mundo al suelo que viene Tejero

Pero, sin duda alguna, si tuviera que destacar un elemento de World War Wolves sería el plantel de personajes y el buen desarrollo que se nos va haciendo de cada uno de ellos a lo largo de las páginas, en las que a través del recurso de las “notas mentales” iremos conociendo más cosas sobre ellos y cómo se las apañan en este mundo apocalíptico. Ni que decir tiene que el más inquietante de todo este plantel es John Marshall, un padre de familia que antes de que todo se fuera a la mierda era novelista, con lo cual en este nuevo mundo en el que se halla, sin apenas saber pelear o sin conocimientos de supervivencia, se siente desprotegido. De ahí que asuma el reto de querer salvar a su familia a toda costa, pues al contrario que Rick Grimes (el protagonista de The Walking Dead, que era policía) él es una persona cuya vida acomodada no le hace estar preparado para un apocalipsis de este tipo, motivo por el cual la mayoría de los lectores empatizaremos con él, porque nosotros en una situación similar seguramente nos sentiríamos tan perdidos como el pobre John.

r

Dando un garbeo

Aprovechando ese parangón con el cómic de Robert Kirkman del párrafo anterior, merece la pena decir que los “infectados” de World War Wolves son seres más peligrosos que los zombies, porque es cierto que si ambos te pillan por banda te comerán hasta el tuétanos, pero los lobos son mucho más peligrosos que aquellos seres putrefactos, no sólo por ser más fuertes, más ágiles y más fieros, sino también por el hecho de que pueden conservar su apariencia humana e infiltrarse en reductos de población superviviente para sabotearlas desde dentro (como veremos en ciertos momentos de la historia).

g

“Pa” chulo sus cojones

Todos estos elementos (y otros más) hacen de este primer tomo de World War Wolves una recomendadísima lectura cuyo ritmo engancha, con personajes magníficamente desarrollados y que le deja a uno con ganas de más por el hecho de saber cómo se las apañarán los humanos para mantener el pulso contra los lobos en esta guerra tan desigual. Si a esto le unimos el dibujo cojonudo de Kyko Duarte y el acierto de componer esta historia apocalíptica en blanco y negro (para acrecentar ese tono oscuro del argumento) hacen de este cómic una compra obligada si quieres pasar un ratazo con una lectura sangrienta, con toques de gore, violencia explícita y con la que sentiremos en nuestras propias carnes el temor a ser devorado vivo por un engendro antinatural. Una pedazo de lectura como la copa de un pino.

2 comentarios

  1. Mötorhead dice:

    Se sabe algo de cuantos volumenes son y que periodicidad llevan? Me piyé el tbo pensando que era autoconclusivo al no ver un “tomo 1” por ninguna parte y desde la primera página supe que esto va para largo…

    1. SrGrifter dice:

      Pues sí coleguilla, me temo que la cosa va para largo. En el blog del dibujante Kyko Duarte hay una entrada de noviembre del 2014 con un pequeño avance del tomo dos, por lo que creo que aún queda hasta que se publique el segundo tomo por estos lares.

Deja un comentario