X-Men: Días del futuro pasado

x-men_logoEn este blog no perdemos ripia de cualquier película frikaza que se precie y acostumbramos siempre a ver este tipo de largometrajes el mismo fin de semana del estreno. Por esa razón este sábado fuimos ataviados con nuestras mejores galas para ver este título, del cual personalmente un servidor esperaba que dejara el listonaco altísimo (y francamente superó con creces esas expectativas). Lo cierto es que alcanzar el nivel que dejó Matthew Vaughn en la magnífica X-Men: Primera Generación era tarea harto difícil…

Y es que tras haber hecho sus buenos pinitos en las dos primeras entregas de la franquicia, Bryan Singer vuelve de nuevo a ella para ser el encargado de dirigir el último pelotazo de Marvel que todos los frikazos estábamos esperando ansiosos. Y más cuando este largometraje ejerce la función de ser el nexo entre las entregas originales y la antes mencionada X-Men: Primera Generación, convirtiéndose de esta forma tanto en secuela de ésta como de X-Men: The Last Stand. Así que muy fácil no lo tenía Singer para sacarse de la manga un film inquietante que arreglara  todo aquel “sarao” que dejó Brett Ratner en la última entrega de la anterior trilogía…

Y para ello qué mejor que adaptar una de las sagas más famosas de los cómics de nuestros mutantes favoritos como es Días del Futuro Pasado, una historia, publicada allá por 1981 y ambientada en un futuro alternativo distópico en el que los pobres mutis son exterminados o encarcelados en campos de concentración. Una adulta Kate Pryde transfiere su mente a su yo más joven, la Kitty Pryde del presente, con la intención de poder impedir que se desate la histeria antimutantes a raíz del asesinato del senador Robert Kelly a manos de la Hermandad de Mutantes Diabólicos. Todo esto dará lugar a la creación de los llamados Centinelas, un programa de producción masiva de robots a cargo de Bolivar Trask. Ni que decir tiene que toda esta historia fue muy popular en su época y fue producida durante el renacer de la franquicia a manos del equipo formado por Chris Claremont, John Byrne y Terry Austin.

Ea, todos a leer la saga en cómic

Ea, todos a leer la saga en cómic

Pero tal y como viendo siendo habitual en las pelis de Marvel, casi siempre el director de turno se toma alguna que otra licencia a la hora de adaptar ciertos elementos o sagas a la gran pantalla, lo cual seguramente provocará que algún que otro “pureta” radical refunfuñe en ciertos momentos durante el visionado de este film. A este respecto diré que con el tiempo, yo personalmente, he aprendido a aceptar estas licencias hollywoodienses a la hora de adaptar historias o personajes del noveno arte a la gran pantalla y las veo sin rechistar y sin dar guerra ni nada. Y es que en el film de X-Men: Días del futuro pasado veremos que el papel que hacía Kitty Pride en los cómics aquí lo encarnará el bueno de Lobezno; además la supuesta víctima no será el Senador Kelly, sino el propio Bolivar Trask (por comentar así a grosso modo algunos de los cambios más llamativos que los frikis más radicales se encontrarán durante el visionado del film). Pero vamos, que lo de Lobezno es lógico, ya que teniendo entre el plantel de actores a Hugh Jackman y siendo además el personaje más valorado y más querido por los fans de las películas es normal que tuvieran que darle ese protagonismo.

f

“¡Ché, cuidadito conmigo que te meto!”

De esta forma, el argumento del film se desarrolla en dos líneas temporales: la de ese hipotético futuro de la raza mutante en el que apenas quedan supervivientes y los pocos mutis que continúan con vida se arrastran en campos de concentración o están bajo la constante vigilancia de los Centinelas; y por otra parte la línea temporal ambientada 50 años atrás a ese desesperanzador momento para los mutantes. De esta manera es como este film sirve como nexo de unión entre el último título de la anterior trilogía y el film del 2011 dirigido por Matthew Vaughn. Todo esto da pie a la inclusión de un vasto plantel de personajes en el que se combinan a actores de los primeros títulos (Ian McKellen, Patrick Stewart, Ellen Page,  Halle Berry, Famke Janssen, Anna Paquin, James Marsden) y a los que pudimos ver más recientemente en X-Men: Primera Generación (James McAvoy, Michael Fassbender, Jennifer Lawrence y otros más…).

Sí chicas, Hugh Jackman vuelve a salir en tetas

Sí chicas, Hugh Jackman vuelve a salir en tetas

Ni que decir tiene que todos estos elementos son más que suficientes para que durante los 130 minutos del metraje los fans de la franquicia mutante lo pasemos pipa sentados en la butaca, y más con la inclusión de nuevos personajes tales como Mancha Solar, Sendero de Guerra, Bishop, Blink o Mercurio (quien protagoniza la que quizás es una de las mejores escenas de toda la cinta, con diferencia). Si a este le unimos un buen ritmo, un guión muy entretenido, acción espectacular y un repartazo superlativo es normal que X-Men: Días del futuro pasado sea un tremendo blockbuster veraniego en el que asistiremos a una épica batalla para salvar el futuro. Si a esto le añadimos una escena al final de los títulos de crédito que pone los dientes largos (por el hecho de quién será el villano de la próxima entrega) hacen de esta película un título que no te debes perder. Por cierto, también sale Rajoy, que seguro que esa escena no se os pasará desapercibida a ninguno por el descojone general que se forma en el cine…

3 comentarios

  1. Goznar dice:

    ¿Rajoy qué superpoderes tiene?

    1. Fiorrens dice:

      Joder la marrana, me temo.

    2. SrGrifter dice:

      Super Recortes y mega barbazas.

Deja un comentario