Bastardadas Varias (XVIII)

curioso_logo

Aparte de críticas de chavalas que nos tachan de putos guarros para arriba también recibimos cartas de lectores que nos solicitan que pongamos más posts de estos de bastardadas varias porque con ellos se parten el ojete. Y como a nosotros nos gusta satisfacer esas súplicas de nuestros fans, os hemos confeccionado para hoy uno de estos posts gilipollescos para que empecéis el día con una sonrijuela de oreja a oreja (como la que muchos de vosotros ponéis cuando veis a la vecina colgando los tangas del tenderete de la ropa). Así que sin más dilación vamos ya con ello a ver qué os parecen estas bastardadas que os traemos hoy…

Y empezamos con un curioso gif animado con el que queremos demostrar que la galantería y la caballerosidad son valores que se están perdiendo entre los jóvenes, y que cuando viene una vaquilla a lo Arteche hay quien pone a su novia delante para que la deslomen a ella primero y así amortiguar el ostiazo.

Así se usa a la novia como Airbag de serie

Vamos ahora con un jugador de fútbol un poco cabrón que aparte de hacer unos cacho malabares con la pelota dignos de la mejor foca del circo Price, el tío tiene unas mañas tremendas a la hora de putear a los contrarios con una gracejo natural ciertamente acojonante.

Fair Play, por los cojones

El siguiente gif animado nos demuestra que los puteos entre hermanos son cosa muy normal y que tal y como hace esta muchacha hay que estar siempre preparados para contraatacar causando estragos bestiales para hacerse respetar.

¡Mecagüen tus putos muertos, cabrón”

Esta siguiente estampa va dedicada a todos esos árbitros del mundo de cualquier deporte en general, por todas esas veces que alguna vez han deseado liarse a ostia limpia, ya sea con los deportistas, con el público o todo lo que se tercie cuando les tocan un poco los cojones.

El hijo de Chuck Norris metido a árbitro

Pero si hay un estilo de gifs que nos molan en este blog son sin duda alguna los de la gente que se desloman ellos solitos y se pegan unas costaladas que seguramente habrá que recogerlos con pinzas para poder llevarlos a Urgencias.

Un pobre niño “deslomao” intentando el salto de la rana

Aquí tenemos otro bonito ejemplo de deslome, em este caso motivado por el hecho del tremendo grado supino de gilipollería del saltador en cuestión, que seguramente se dejó ahí los riñones tras este gran ostiazo digno de episodio de Benny Hill.

“¡Adiós amigos, me voy a casa!” (pumbaaa)

Y como también nos gusta que nuestros posts sean didácticos nos despedimos ya, no sin antes dejaros la advertencia de que si os ponéis a cagar en medio del campo vigilad antes de que no haya cerca un burro cachondo, porque os puede pasar esto…

Burro en plan burraquísimo (valga la redundancia)

Deja un comentario