DAREDEVIL: EL HIJO DEL DIABLO

Ya he comentado alguna que otra vez que aunque Daredevil no es uno de mis personajes preferidos, reconozco que tiene historias la mar de chulas que deberían ser degustadas por cualquier aficionado a este mundillo (véanse lecturas como la etapa de Frank Miller, el Born Again e historias como la de Redención). Otra historia que no me dejó un mal sabor de boca es la conocida con el nombre de El Hijo del Diablo, que la leí hace ya tiempo en un tomo recopilatorio de 100% Marvel que era una auténtica ganga (6,95€). Esta historia está recopilada también en este primer tomo de la línea BOM ESSENTIALS dedicada al cuernecitos, que es mucho más encontrable para todo aquel a quien le pueda interesar. Lo primero que hay que comentar de esta historia es que el guionista no es otro que Kevin Smith, del que os sonarán pelis como “Clerks”, “Mallrats”, “Persiguiendo a Amy” y “Dogma”, y que cada vez que hace incursiones en el mundillo comiquero no lo hace nada mal para mi gusto (la historia que guionizó sobre la Gata Negra y Spidey fue también la mar de curiosa).
Todo comienza cuando el pobre Matt Murdock queda a cargo de un misterioso bebé que para unos es el Salvador del Mundo y para otros el mismísimo Anticristo. Todo ello se va desarrollando de una forma genial que hace que la historia enganche por momentos y se vaya enredando más y más en torno a la figura de Daredevil. Entrarán en escena personajes muy asociados al héroe, como sus antiguos amores la Viuda Negra y Karen Page y uno de sus más mortales enemigos, Bullseye. Pronto nos daremos cuenta de quién es el misterioso personaje que mueve los hilos en toda esta historia mientras se acerca a su desenlace.
Y por si el entretenido guión fuera poco, hay que decir también que los lápices están a cargo del actual jefazo de Marvel (Joe Quesada), que si como directivo a veces se le va la olla, hay que reconocer también que cuando el tío se ponía a dibujar en serio su estilo es una gozada. Y es que realmente sabe imprimir infinidad de sensaciones a sus dibujos y crear rostros altamente expresivos. En definitiva, una más que recomendada saga de 8 números, que aunque no es ni mucho menos la mejor historia de Daredevil, al menos sí que está repleta de emoción, acción y momentos verdaderamente geniales.

Un triste comentario

Deja un comentario