LA MOZA DE LA SEMANA: TITANIA

Hoy retomo esta sección volviendo a hablar de un personaje de Marvel comics, pero esta vez se trata de una villana mala como ella sola. La primera vez que conocí a este personaje fue leyendo la famosa saga de las Secret Wars, en la que Mary McPherran recibió el poder de una fueza sobrehumana a través de unas máquinas alienígenas que canalizaban la energía desatada por una furiosa tormenta, derivada de la creación del planetoide donde se desarrollaron esas Guerras Secretas (quién sino Victor von Muerte estuvo detrás de ese exitoso experimento). De esta forma nació el personaje de Titania, que se uniría al grupo de villanos encabezados por Muerte, e incluso comenzó una relación un tanto especial con uno de sus compañeros, el Hombre Absorbente. En esta mencionada saga, merece la pena destacar el cara a cara que tuvo contra el bueno de Spiderman, que demostró a Titania no ser rival para la agilidad del arácnido, pues finalmente la derrotó, a pesar de ser mucho menos poderosa que ella (y es que este chiquito se crece ante la adversidad y ante los tipos duros, como en su famosa historia de “Nada puede detener al Juggernaut”). Pero sin duda alguna, si tuviera que destacar una historia en la que aparece el personaje de Titania, me quedaría con la titulada “Los Señores del Mal”, de la que aún recuerdo cómo me flipé cuándo la leí por primera vez hace ya la tira de años (y es que historias como estas son las que le hacen a uno mantener el gusto por los buenos comics durante tantos y tantos años). En esta saga mencionada, cabe mencionar el ataque realizado junto con el Hombre Absorbente al hospital en el que se encontraban heridos algunos miembros de los Vengadores, y sobre todo enfrentamiento que tuvo de nuevo contra Spidey en un aeropuerto, donde el arácnido volvió a humillarla una vez más. Esto la provocó que con el tiempo fuera desarrollando un pánico atroz a luchar contra Spiderman, al que nunca había logrado derrotar, motivo por el cual el Doctor Muerte le colocó un artefacto que convertía este miedo en furia.

Deja un comentario