Living in the material world

Hoy tengo el lado friki a flor de piel porque estoy taaan cooonteeentaaa. Cuando salen cositas nuevas de los Beatles me da tal subidón como cuando el Sr Grifter ve que en la panadería de su barrio han repuesto el estante de los bollos (ya tengo energía para toda la semana). Martin Scorsese, como ya hizo con los Rolling Stones o con Bob Dylan hace cierto tiempo, ha realizado un documental sobre el gran GEORGE HARRISON. Y yo ya he ido a visionarlo ataviada con mi mejor camiseta de los Beatles, por supuesto.

La película en cuestión se llama Living in the material world, título de uno de los álbumes de George de 1973 y título que podría resumir bastante su vida. La encontraréis en el cine Golem de Madrid, domingos, lunes y martes. Es vox populi que mi preferido y el padre de mis hijos es Paul, pero como buena beatlemaniaca yo los quiero a los cuatro por igual, y George no iba a ser menos.

El documental es una delicia para cualquiera que sea fan o cualquiera que quiera saber algo más sobre el “quiet beatle”. Además como es “in english” sales bilingüe del cine, todo ventajas. Eso sí, son más de 3 horas, aunque a la hora y media hacen un descanso, quedando asi la peli dividida en dos partes: su nacimiento hasta los Beatles y ruptura con ellos hasta su muerte. A mí se me han pasado volando, y supongo que cualquier amante y fan de los Beatles es imposible que se aburra con un documental así, aunque a la salida se ha escuchado opiniones para todos los gustos…

George hacía pie en la piscina municipal de su barrio

Y es que en él se hace un recorrido integral de su vida entre imágenes que me enternecen el corazoncito con recuerdos de aquellos tiempos e imágenes y vídeos que nunca había visto antes, canciones molonas de George, entrevistas de los Beatles vivos (¡oh Paul, deja a tu mujer millonaria y ven a mí!), Joko, Olivia, su viuda, Eric Clapton y todos aquellos que tuvieron la suerte de conocerlo bien. “Amos” que por mí habría gritado y me habría tirado de los pelos en el mismo cine, como hacían antaño las chavalas. E incluso se me han “escapao” lagrimillas cuando Ringo y Paul han recordado los últimos días de la enfermedad de Harrison.

No he descubierto nada nuevo, quizás porque ya sé y han salido todo tipo de detalles e historias sobre ellos, y yo como gran friki, ya sé hasta el día que perdieron la virginidad cada uno de ellos. Sabía que George era un gran tipo antes de la peli, y después de ella sigo pensando: “¡Pero qué tío más grande, coño!”.

George "repanchingao" en el sofá de su casa

A pesar de parecer ser el más joven y tímido, fue y es una persona muy interesante de conocer, con un gran sentido del humor y sarcasmo, con mucha personalidad, espiritualidad, compromiso y magia. Como músico eclipsado por Paul y John y por la gracia y desparpajo de Ringo, comenzó a hacer sus pinitos de compositor con canciones pastelosillas como “Don’t bother me“, pero pronto le salieron canciones como “While my guitar gently weeps”, donde se desmostraba de sobra lo que valía George, y con su rollo de la meditación, el Hare Krishna y su sitar, hizo solito discazos como “All things must past”, y sin duda estuvo a la altura de los otros. Y esta peli te enseña quién fue el verdadero George y más.

Y hablar de esto me hace recordar que dentro de unos días (el 29 de noviembre) es el aniversario de su muerte, Tenía yo 16 años, hace 10 años ya, y me enteré después de la clase de matemáticas a la una de la tarde. Y no quería creer que no podría conocerle nunca, y sí, se me escaparon lagrimillas, y sí, cuando llegué a casa encendí una vela, y sí, los años siguientes el día del aniversario de su muerte seguí encendiendo una velita, pues es alguien muy querido y muy importante en mi vida (los cuatro juntos y por separado).

Es algo difícil de explicar y de entender esto del fenómeno fan, vivir con tanta ilusión y con tanta intensidad por personas que no conoces, pero que sin embargo te han dado tanto, una afición que te hace un poco más feliz, cada nota que enciende una chispa y te hace vibrar casi como la primera vez. Y ahora mismo puedo afirmar con rotundidad que si no hubiera conocido nunca a los Beatles estoy segura que no sería la misma persona que soy ahora. Un hombre casi desconocido, un gran músico, un gran señor, un tipo mágico. I still love you, George.

12 comentarios

  1. SrGrifter dice:

    A pesar de que yo soy devoto de Elvis, reconozco que ha sido un buen post sobre los Beatles y tu afición por ellos.

    Diga usted que sí, que siempre es bonito tener un hobby en la vida por lo que uno se ilusione y te haga sentir bien (no pierdas nunca esa afición).

    Por cierto, la canción de Here Comes The Sun la tengo en mi mp4 junto a Live and Let Die de tu querido Paul.

  2. Almu en el iPod dice:

    Sólo por ese comentario hoy me caes bien

    1. SrGrifter dice:

      Pos a ver si lo demuestras en tu testamento

      1. Almuli dice:

        Te dejaré de herencia mis sujetadores

  3. Mar dice:

    Pues yo era fan de los backstreetboys,jajaja, ahí queda eso

    1. SrGrifter dice:

      ¿Te gustaba “Gay” Barlow?

  4. ArgosCamacho dice:

    Los Beatles son muy grandes, aunque yo soy más de Paul que de George y aunque pueda sonar a blasfemia me gusta más Paul o George que John. Cuando era pequeño me vi el submarino amarillo 9 veces creo que eso me marcó.

    1. Almuli dice:

      Muy bien muy bien, Yo soy de Paul, a partir de hoy eres mi colaborador de Vas tú listo preferido.

  5. KiKo dice:

    Coño… ¡Yo siempre pensé que los Beatles eran tres!

    1. Almuli dice:

      En serio? pero si les llamaban cuarteto de Liverpool y los cuatro fabs… es más eran 5 en sus comienzos, pero stuart el quinto beatle abandono el grupo por amor antes de ser tan famososos.

    2. SrGrifter dice:

      Tres eran los mosqueperros, Kiko

Deja un comentario