LOS MUERTOS VIVIENTES # 11

Por fin he podido degustar la nueva entrega de la que, no me cansaré de repetir, es la mejor serie regular del actual panorama comiquero. En cuanto vi la semana pasada este tomo en mi tienda me lancé a por él a lo Arteche y lo agarré fuertemente entre mis brazos pensando: “Anoche soñé que por fin te tenía”. Y es que da igual los números que llevemos de esta colección, porque para mi humilde gusto esto no baja ni un ápice de la calidad a la que nos tiene acostumbrados. Como ya he comentado en anteriores posts, si hay algo que destaca en esta colección es la magistral forma con la que Kirkman nos relata el comportamiento humano cuando las personas son puestas en situaciones límite. Y este nuevo tomo es otra clara muestra del nivel de depravación y decadencia que los “hombres civilizados” pueden alcanzar en una situación de vida y muerte. Pero no sólo encontraremos esto en la lectura de este tomo, sino que también se van a tocar otros temas como el canibalismo, la religión, la falsa bondad y ayuda de los supuestos hombres de dios en la tierra y los efectos de la extrema violencia en la infancia y sus aterradoras consecuencias.
Ciertamente da que pensar el hecho de que si ocurriera un caos así en el mundo tal y como lo conocemos, hasta qué punto veríamos a buenas personas con las que tratamos en nuestra vida diaria teniendo un comportamiento como el que hacen gala algunos de los supervivientes de esta nueva entrega. Comentar también que este tomo es en el que los muertos vivientes menos aparecen, siendo simplemente unos secundarios necesarios para la historia, centrándose casi todo el hilo argumental en una nueva vuelta de tuerca a los más bajos instintos del alma humana en una situación desoladora y sin lugar para la esperanza.
Así que ahora sólo nos queda esperar hasta finales de año para que salga la siguiente entrega de este cómic que nunca me cansaré de recomendar en mi blog para todo aquel que quiera leer una auténtica joyita del noveno arte.

Deja un comentario