Pufazos en el Fifa (III)

Hemos recibido muchas peticiones de fans preguntándonos qué coñe había pasado con una de las secciones más laureadas en la que demostrábamos que los muchachos de este blog como personas tenemos un pase, pero como jugadores del Fifa…, bufffff (pero oye, que como personas bien, ¿eh?). A lo largo de los lunes molones de estos meses de atrás hemos seguido potenciando nuestras cualidades fiferas, y sobre todo hemos dejado nuevas muestras de que jugando a este jueguecillo hay momentos en los que somos más malos que el Gargamel y el Falconetti juntos. Hoy os queremos mostrar otro de nuestros clamorosos pufos fiferos de esos en los que uno ya se pone a gritar como una zorra gimetosa un gol “cantao” y en el último momento saca a relucir su vena de tuercebotas y acaba mandando el balón a tomar por culo.

La perla que os traemos hoy se remonta a una Champions que jugamos hace algunas semanas con el Arsenal. Tal y como a continuación veréis en el vídeo adjunto, Kiko y yo nos sacamos una jugada de esas de tiki-taka con la que mareamos a la defensa rival de forma canallesca. El caso es que el balón le cae franco para el remate a un tío que está sólo a puerta vacía y va y hace esto. Por cierto, he de confesar que yo era quien manejaba a ese jugador.

Y es que no en vano mi gamertag de la Xbox es Abreu-Rober, debido a la fama de falla goles que tenía en mi época de cuando jugaba al fútbol sala defendiendo los colores del Viejas Glorias. Ya expliqué hace tiempo en cierto post el porqué de ese sobrenombre de Abreu, pues es que yo era muy dado a hacer cosas como esta. Pero he de decir a todos mis detractores que de vez en cuando tengo unos destellazos de calidad con los que dejo para la galería unos detallitos que pueden impresionar más que el póster central del Playboy. Y como ejemplo de ello os dejaré este vídeo que recoge el pirulaco que marqué con el Apache Tévez jugando otra Champions con el Manchester City. Ni que decir tiene que tanto Kiko como yo nos pusimos a dar unos cacho gritacos como si nos estuvieran achuchando a unos mandingos zumbones. Francamente es un chirlaco impresionante y con el cual podría haberme retirado del Fifa en ese preciso instante alegando que ya había tocado techo en lo que se refiere a este juego.

Deja un comentario