Silverfish

fish_logoDesde hace poco he tomado la determinación de que si tengo que hacer un regalo a alguien ya no hago la jodía mariconada esa de darle el dinerazo y decirle ahí alegremente que se compre lo que le salga de sus santos cojonazos, sino que ahora directamente me la juego regalando un buen cómic (ahí con un par). Digo esto porque hace un tiempo fue el cumpleaños de una compi del curro, y como nunca está de más tener un detallito con la gente, aproveché para regalarle algún cómic que se pudiera adaptar a sus gustos.

Y como a esta muchacha no la desagradan temáticas como la intriga y el misterio, decidí pillar en su día este cómic titulado Silverfish, pues tiene una mezcla de ambos géneros por igual. Eso sí, seguramente que a primera vista a muchos os sonará a título de película chunga de James Bond, pero ni mucho menos van por ahí los tiros. Se trata de un cómic de la línea Vertigo, que como sabéis viene a ser un sello perteneciente a DC comics destinado a un público más adulto (que no adúltero), por el hecho de tratar unas temáticas más controvertidas o por su contenido de violencia explícita. Pues bien, en este cómic estarán muy presentes tanto lo uno como lo otro…

Escalofrío

Hay momentos en los que a uno le apetece verse alguna película de esas que vio hace milenios y que recuerda que le dejó buen sabor de boca. Muchas veces el paso del tiempo consigue borrar casi todos los detalles y simplemente recordamos la sensación de que esa película nos gustó. Eso me ocurrió a mi el otro día cuando me dispuse a ver Escalofrío.

Si os digo la verdad no recordaba haberla visto, hasta que empezaron los primeros minutos y me dije “¡Coño!, ¡Es esta peli!”. Al principio tuve tentaciones de quitarla y volver a mi partida de The Witcher (puta maravilla de juego joder), pero pude contenerme. Así que me puse a verla contento de dos cosas: que me iba a gustar y que no la recordaba demasiado bien como para joderme la experiencia.

Preparé mi traje de gala para pelis de miedo (consiste en una máscara de Jason y unas garras de Freddy Krueger), un bol entero de palomitas, una pistola de agua bendita por si hubiera visitas indeseables, y me preparé para pasar una noche cargadita de suspense y terror.