El corredor del laberinto

corredor_logoSí bueno, para corredor un menda de aquí del barrio al que un buen día su querida novia le dijo que estaba embarazada, salió pitando por patas y nunca más se volvió a saber de él. El caso es que nosotros siempre hemos pensado que todo lo que suponga dar más de 12 pasos seguidos es un puto casancio de cojones (y si se trata de correr ya ni te cuento). Pero si son otros los que corren eso sí lo toleramos y por ese motivo nos acercamos al cine este pasado finde a ver porqué se daban esas “pechás” a correr esta gente.

Y es que desde aquel mítico film titulado Corre, Lola, Corre no veíamos a un prota de una peli corretear en plan jamelgo “desbocao” y levantando una polvareda casi similar a la de una manada de ñus perseguidos por leonas hambrientas. El caso es, amiguitos, que hoy por hoy está de moda adaptar a la gran pantalla novelas o libros que han tenido cierto éxito y en los que los protagonistas son jovenzuelos que las han de pasar canutas en entornos hostiles o contextos que les llevan a tener que madurar de forma inminente. Si ya vimos estas premisas en Los Juegos del Hambre o Divergente, ahora la veremos también en El Corredor del Laberinto

Hunger

La verdad es que últimamente estamos cogiendo la costumbre gilipollesca de hacer reseñas de estas de lunes molones sin ser lunes molones (y me voy a explicar). Como ya sabéis, ese es el día de la semana en el que nuestro redactor Kiko y yo quedamos en su casa para ver pelis chungas y posteriormente hacer reseñas que a nadie le importan una mierda. Pues bien, este pasado lunes tampoco pudimos quedar porque este muchacho tenía cita con su ginecólogo, motivo por el cual meto de paquete esta reseña de un largometraje que me vi yo el otro día y que entra en la categoría de pelis cutres de lunes molón.

Además que la carátula me resultó chuli porque me recordó la cara que suelen poner las chavalas en la disco cuando nos acercamos a ellas a zorretear. Pero vamos, que yo ya tengo tablas como para jugármela con cualquier mierda que se precie y tengo que decir que este film es una ellas. Así que si quieres saber si se me atrofiaron las neuronas más de la cuenta sigue leyendo…

Lunes Molones: Iron Doors

Una vez más nos juntamos el Sr Grifter y el menda que suscribe para pasar una de esas tardes de sufrimiento que solemos llamar Lunes Molones. Y es que visto el pedazo de éxito que tenemos últimamente jugando al FIFA y con la elección de la peli friki quizás deberíamos cambiar el nombre del día a Lunes Cojones, Lunes De Miedo o Lunes de Tortura. Como podéis imaginar por mis agrias palabras, la noche de ayer no fue para nada fuera de lo normal, si no que se ajusta a lo que suele ser un lunes para nosotros: partida desastrosa al Fifa y película que nos dejó tiritando en el sofá.

Siendo sincero, quizás la  peli no merece tanto castigo como nuestro arte torero de jugar al FIFA, por lo que voy a sacar fuerzas y voy a hablaros un poco de ella. El Sr Grifter se trajo bajo el brazo una peli que él juraba y perjuraba que iba a acabar con la maldición de la peli de los lunes. Según él, tenía una pinta cojonuda y lo iba a flipar en colorines. Como el chaval es muy impresionable no quise decir nada, por lo que apagamos las luces y nos pusimos a ver su elección friki: Iron Doors.