THE AUTHORITY WORLD’S END

Hace ya unas semanas hablé en otro post sobre esta nueva andadura de los títulos de la editorial Wildstorm bajo el epígrafe apocalíptico titulado World’s end, donde asistimos a un armagedón que ha arrasado a lo bestia la mayoría de las ciudades de la Tierra, dejándolas totalmente destruidas y a los superhéroes que quedan dedicándose a la tarea de buscar entre las ruinas a los supervivientes, para así lograr sacar adelante a lo que queda de la raza humana. Sin duda alguna, este tomo de The Autorithy refleja a la perfección todo ello, y sobre todo le deja a uno perplejo (y más a alguien que haya leído todo lo anterior de ellos), por el hecho de ver tan desunidos y desorganizados a todos estos héroes que parecían casi invencibles e imposibles de derrotar. ¿Pero qué pueden hacer estos héroes en un mundo en el que la tierra ha sido desviada de su eje, los polos están derritiéndose, las ciudades destrozadas y ha muerto casi el 90% de la población?.
Pues lo poco que pueden hacer no es otra cosa que tratar de encontrar al mayor número de supervivientes y ponerlos a salvo en lo que antes era su imponente nave desde la que velaban por el bienestar del mundo (que ahora se ha convertido en un Transporte sin energía para elevarse, estrellado contra Londres).
Sin embargo los miembros del equipo no tienen mejor pinta, pues el Doctor sigue desaparecido; Angie sin sus nano-máquinas operativas; Apolo desterrado y hecho una pena, porque la nube de deshechos y contaminación que cubre el cielo no le deja recibir la energía del Sol; y Jack, pues os podéis imaginar el estado de un tío que está en simbiosis con las ciudades después de que no quede ni una en pie (los únicos que siguen conservando sus poderes serán Midnighter y Swift). Y por si fuera poca toda esta crisis interna en sus filas que ha dejado ese armagedón, tendrán que preocuparse además de amenazas como el llamado Eidolón y su ejército de cabronazos que vagan por las ciudades destruidas arrasando con lo poco que queda en pie, y sobre todo con un nueva enfermedad que ha aparecido entre los supervivientes, llamado Incubitas o enfermedad de Warhol, que convierte a los infectados en una masa deforme de músculos sedienta de sangre y salvajismo, que despedazan todo lo que se les ponga delante (todo ello durante 15 minutos, que son los que tardan en reventar infectando a todo el que entre en contacto con su sangre).
De esta forma, esta saga vuelve a reinventar al grupo, pues ahora las reglas han cambiado, ya que si antes los integrantes de Authority eran quienes escribían dichas reglas, ahora son un mero grupo que reacciona antes sucesos (se acabó lo de ser los referentes, se terminó lo de ser los líderes de la sociedad y marcar el camino a seguir, pues ahora lo único que importa es sobrevivir). Y es que tal y como se dice en cierto momento de la historia hay una frase que define a la perfección todo lo comentado y que dice algo como: “Luchamos por cambiar el mundo y ha sido el mundo quien nos ha cambiado a nosotros”. Sin duda alguna, se trata de un comic que recomiendo encarecidamente, pues está muy por encima de los tomos de esta misma saga protagonizados por Wildcats o Gen13. Y es que no sólo a nivel de argumento sorprende muy gratamente, sino que el dibujo de Simon Coleby acompaña perfectamente al tono oscuro y siniestro de la historia, con ciertos momentos que realmente inspiran terror (como la persecución de los Incubitas a los supervivientes por los pasillos del Transporte o esa curiosa tormenta de almas).

Deja un comentario