Thor: Vikingos

vikingos_logo2Cualquier menda futbolero que lea el título del post de hoy seguramente podrá pensar que el bueno de Thor se ha vuelto un gran fan del Real Madrid y va todos los domingos a animar a la grada como un poseso. Pero no amiguitos, el post de hoy no tiene nada que ver con el mundo del noble arte del balompié y tampoco vamos a hablaros ni de Vikingos, ni de Indios ni de Cibeles, ni de Neptuno ni de sus putos muertos “pisoteaos” con mala leche y a sangre fría…

Y es que la reseña de hoy la voy a dedicar a un cómic con el que me topé hace unos pocos días mientras “rebuscaba” en mi flamante comicteca y me encontré este tomo, que fue publicado por estos lares a mitad de la década pasada dentro de la línea MAX. Por cierto, que sepáis que los de Panini lo publicaron también allá por 2011 en un tomo muy molón dentro de su línea editorial conocida como MGN, en la que de vez en cuando sacan cosillas muy chulas en tapa dura. Y bueno, simplemente decir que si eres fan de Garth Ennis y de sus putas idas de olla seguramente este tomo te molará si aún no lo has leído…

No hace falta ser detective ni ir por la vida creyéndose el puto Sherlock Holmes para ser sabedor del hecho de que Garth Ennis odia a los personajes superheroicos y aprovecha cualquier ocasión que se le presenta para ridiculizarlos con historias violentas y repletas de humor negro (tal y como ha hecho con personajes como Spidey, Daredevil, Lobezno, etc…). Pues bien, esta vez le toca al bueno de Thor, en una historia que en su día se encuadró dentro del sello MAX de Marvel, que como es bien sabido se trata de una línea editorial en la que sus autores tienen total libertad a la hora de poner todo tipo de escenas violentas o palabras malsonantes tal y como les salga de los cojones. De esta forma, nos vamos a encontrar una gamberrada más de Ennis en toda regla, que narra la llegada a la ciudad de Nueva York de un barco tripulado por piratas vikingos zombificados que llevan un milenio navegando sin rumbo desde que fueron víctimas de una maldición.

¡Ostiás, qué escabechina!

¡Ostiás, qué escabechina!

Estos vikingos, una vez que desembarcan en la ciudad, comienzan a saquear, violar y a robar a sus habitantes sin que nadie (policía, ejército o los propios superhéroes) pueda detenerlos. Sólo Thor, con la ayuda del Dr. Extraño, deberá viajar al pasado para reunir un ejército que logre hacerlos frente. Sin duda alguna, lo más chocante del cómic son las caracterizaciones que Ennis nos hace sobre esos dos personajes, que no tienen nada que ver con las que Marvel nos ha mostrado siempre. Y es que Thor es un musculoso medio gilipollas y con no muchas luces, mientras que el Doctor Extraño es un cínico cabrón, abstraído de todo el dolor que ocurre a su alrededor.
Ale, a tomar por culo todos

Ale, a tomar por culo todos

Y si el guión ya es de por sí una burrada con escenas de lo más violento que os podáis encontrar en un cómic de Marvel, merece la pena comentar también el magnífico dibujo de Glenn Fabry, que para mi gusto es el dibujante que mejor se adapta a los guiones bestiales y salvajes de Ennis. Y es que su estilo detallado y lleno de matices refleja fielmente toda la crudeza desplegada por esos zombies vikingos que arrasan y devoran todo lo que se pone a su paso.

Thor ttras una somanta de ostias

Thor tras una somanta de ostias

En definitiva, Thor: Vikingos es un cómic que recomiendo principalmente a todos los fans de Ennis que quieran ver una vez más a este tío despreciando a los superhéroes y mostrando a personajes de toda la vida desde un punto de vista y un enfoque muy característico y personal suyo. Un guión en el que tampoco se ha comido mucho el coco, pero como todo lo que tenga zombies de por medio está muy de moda últimamente no estaría de más que lo leyeras si aún no has tenido el placer de hacerlo.

Deja un comentario