Thor: Vikingos

vikingos_logo2Cualquier menda futbolero que lea el título del post de hoy seguramente podrá pensar que el bueno de Thor se ha vuelto un gran fan del Real Madrid y va todos los domingos a animar a la grada como un poseso. Pero no amiguitos, el post de hoy no tiene nada que ver con el mundo del noble arte del balompié y tampoco vamos a hablaros ni de Vikingos, ni de Indios ni de Cibeles, ni de Neptuno ni de sus putos muertos “pisoteaos” con mala leche y a sangre fría…

Y es que la reseña de hoy la voy a dedicar a un cómic con el que me topé hace unos pocos días mientras “rebuscaba” en mi flamante comicteca y me encontré este tomo, que fue publicado por estos lares a mitad de la década pasada dentro de la línea MAX. Por cierto, que sepáis que los de Panini lo publicaron también allá por 2011 en un tomo muy molón dentro de su línea editorial conocida como MGN, en la que de vez en cuando sacan cosillas muy chulas en tapa dura. Y bueno, simplemente decir que si eres fan de Garth Ennis y de sus putas idas de olla seguramente este tomo te molará si aún no lo has leído…

MAX. Punisher 13: Bienvenidos al Bayou

bayou_logoLa verdad es que mirando la portada de este tomo seguramente muchos frikis fantasearán no sólo con el hecho de llegar a ser algún día tipos tan duros como Frank Castle, sino también con la idea de tener a una rubiacas arrodillada ante ellos. Bastardadas aparte, he de decir que siempre me he considerado gran fan del Punisher de la línea MAX y de vez en cuando me gusta releer algunos de estos tomos de antaño. Pues bien, éste es sin duda uno de mis preferidos…

Y es que desde que Garth Ennis dejó de escribir sus peculiares guiones para esta colección, un servidor no había seguido de forma muy apasionada los tomos posteriores a la marcha de este tío. Es verdad que hubo ciertas historias bastantes pasables y decentes, pero a mí particularmente me encanta la impronta gamberra e “hijoputesca” que este insigne guionista irlandés deja siempre en sus cómics. Así que cuando en su día me hice con este tomo de Punisher de la línea editorial MAX no me esperaba gran cosa de él al no andar Ennis de por medio. Pero he de decir que me soprendió muy gratamente…

100% MAX. Destructor

destructor_LogoCon el aire futbolero que rezuma mi cabeza con todo esto de la Copa Confederaciones, al leer en el título de este curioso cómic eso de Destructor pensé que iba a tratar sobre la biografía de Pepe o de Nigel de Jong. El caso es que luego miré la portada sin llevar los lupos y me pareció ver a una especie de Skrull disfrazado de Punisher. Una vez que me puse las gafas y me tomé la medicación ya mi cerebro empezó a responder y me pispé de que el protagonista de este cómic no es otro que cierto superhéroe que apareció por primera vez allá por 1941 (cuando Marvel aún era Timely Comics)…

Para el que no tenga ni zorra diremos que el origen del personaje es un poco similar al de nuestro querido Capitán América. Su nombre es Keen Marlow, quien fue acusado de realizar prácticas de espionaje en la Alemania nazi. Encarcelado en un recóndito campo de concentración, Marlow se toma un suero de super-soldado obra de otro preso, el profesor Eric Schmitt, un científico alemán anti-nazi. Marlow se convertirá así en un especimen humano perfecto y asumirá la identidad de Destructor para combatir todo tipo de amenazas…

Punisher Max: Las historias jamás contadas

punisher_logoLa apostilla esa del título que dice lo de las historias jamás contadas seguramente habrá hecho pensar a los más cotillos que en este cómic se van a destapar los trapos sucios del bueno de Frank o sus zorreteos y secretos más oscuros como si esto fuera una de esas revistas que leen las marujonas en la “pelu” mientras se cogen los rulos cuando están haciéndose una permanente guapa-guapa de esas con secador. Pero no amiguitos, lamentamos anunciar a todos los que se habían hecho ilusiones de ello que este cómic no tiene nada que ver con el hecho de airear cotilleos como si Frank Castle fuera la Pantoja…

Y es que este volumen sirve para darnos una curiosa visión de Punisher a través de una serie de relatos ambientados en distintas épocas de la historia del más oscuro vigilante de Marvel Comics. Una gran deuda gigantesca, una pistola con balas cuyo origen nadie puede rastrear y una opción impensable son algunos de los argumentos que podremos degustar en ellos, de manera que el bueno de Frank se verá envuelto en una serie de situaciones en las que no le quedará más remedio que hacer lo que mejor saber hacer: putear a los malos…

Destellos de gloria

Así leído en frío el título de este post, muchos estaréis pensando que hoy voy a hablar de la época aquella en la que salía por ahí a perseguir falducones y a tontear con chavalas. Muy lejos ha quedado aquella época gloriosa, que ha dado paso a otra menos épica en la que si me acerco a una moza a menos de 10 metros ya está ahí amenazándome con el spray de pimienta. El caso es que los Destellos de Gloria que vamos a comentar hoy hacen referencia a la miniserie de 4 números dobles que se publicó por estos lares hace unos años dentro de la línea MAX de Marvel para lectores adultos.

Bien es cierto es que no soy demasiado fan del cómic ambientado en el salvaje oeste, aunque desde que leí algunos tomos de Blueberry veo este género con otros ojines. El caso es que el título que nos ocupa en esta reseña de hoy no llega al nivelazo de los famosos cómics del personaje antes comentado de la dupla Charlier & Giraud, pero lo cierto es que si te gusta mínimamente este género se trata de una lectura que te puede agradar muy decentemente.

Punisher: El fin

Para los que no tengan alzheimer y que en su día leyeran la reseña que hice del cómic titulado Lobezno: El fin, recordaréis que en él me referí al hecho de que hace unos años empezaron a proliferar una serie de proyectos dedicados a mostrarnos la última historia de ciertos personajes del universo Marvel. Lo que sí que hay que comentar como nota curiosa es que optaron por los personajes con más mala leche, porque entre los elegidos (aparte del Garras) estaban también Hulk y Punisher. Y es precisamente a este último a quien dedico mi reseña de hoy en la que podría definirse como “la última historia de Frank Castle”.

Y quién mejor que el guionista más gamberro del mundo de los cómics (Garth Ennis) para contarnos la última escabechina de un personaje al que conoce tan bien y que tan buenas historias nos ha dejado sobre él en sus diversas etapas a cargo de los guiones. Y si encima todo ello viene encuadrado dentro del sello MAX de Marvel para lectores adultos, pues os podéis hacer una idea de que el cómic no es apto para nenazas ni  para gente tikis-mikis.

Punisher MAX 1

Todos  los fans de Punisher ardíamos en deseos de que este mes saliera la nueva serie de este personaje especialmente recomendada para lectores adultos, pues ya se sabe que todo lo que se encuadra dentro del sello MAX de Marvel suele tener mucha mala baba. Y es que desde hace bastante tiempo muchos hemos llorado la marcha de Garth Ennis de esta colección, y todos esperábamos que el nuevo guionista de la serie (Jason Aaron) llenara ese vacío. Además este mozo viene avalado por las buenas críticas de su serie titulada Scalped, de la cual tengo una cuenta pendiente de hacerme con ella y degustarla como se merece.

Junto al bueno de Jason Aaron tenemos en esta nueva andadura a un viejo conocido como es Steve Dillon a cargo del dibujo, cuyo estilo es bastante reconocible para todos los fans de este mundillo. En mi opinión, creo que no ha sido mala elección la de este dibujante para esta nueva etapa, porque leyendo este tomo es inevitable no acordarse de aquella mítica saga titulada Queridos Vecinos, con la que la dupla Ennis/Dillon me maravillaron hace unos cuantos años en aquella maxiserie de 12 números, y con la que muchos nos reencontramos con este personaje.

Cage

Cualquier ratejo que tengo en días libres aprovecho para leer cosillas de mi comicteca, y como hoy era uno de esos días pues me ha dado por releer este cómic publicado hace unos añitos bajo el sello MAX (que como sabéis es una línea editorial de Marvel destinada a un público más adulto). Ciertamente he de reconocer que Luke Cage nunca ha sido un personaje de mi devoción, pero he de decir que esta miniserie de 5 números (publicada en nuestro país en 2 tomitos) me ha dejado un mejor concepto de este personaje.

Y es que cuando nos mencionan al bueno de Cage, a casi todos se nos viene a la mente aquel figurín de estrafalario pelaje ataviado con aquella camisa chunga de color amarillo chillón, el pelo a lo afro y el cinturón de cadena (ciertamente un personaje muy a tono al look de los años 70, pues al fin y al cabo esa fue la época en la que se creó). No en vano en aquella década surgió un auge del género conocido como blaxploitation, en el que Hollywood comenzaba a dar a este sector el protagonismo negado durante tantos años y empezaba a representarse la vida en el Guetto.