En 2017 tendremos ‘Guerra Mundial Z 2’

guerra_logo

En este blog somos muy fans de todo lo que acabe en Z, como por ejemplo Bola de Dragón Z, Mazinger Z, los Petas Zetas (de los de sin zetas también) y sobre todo de la Panceta. Debido a ello es normal que en su día estuviéramos más inquietos que una belieber en una subasta del primer tampón de Justin Bieber ante el estreno de Guerra Mundial Z. Algunos diréis que si no estamos ya hasta el soberano ojete de tanto zombie después de habernos leído todos los tomos publicados hasta el momento de The Walking Dead, habernos tragado la serie de televisión y tras toda la filmografía de seres putrefactos que llevamos entre pecho y espalda…

Doomsday 1

doom_logoA poco friki mierdero del noveno arte que seas y te mencionen ahí a sangre fría el nombre de Doomsday seguramente lo primero que te vendrá a la cabecita será el bestia aquel que pegó tal cantidad de ostias a Superman que no había orquesta en el mundo capaz de seguir el ritmazo de todo lo que “bailó” ese pobre hombre aquel día. Y sí, he de confesar que cuando yo oí por primera vez el título de este cómic también fue lo primero que pensé, pero luego mirando su portada me pispé de que no era así…

El Doomsday al que me refiero hoy se trata de una inquietante novedad comiquera que acaba de sacar a la venta hace unas pocas semanas la muchachada de Yermo Ediciones y que desde el primer momento en que la vi me puso torete (igual que cierta tía buena de mi barriada). Y es que un cómic que viene avalado por ese ilustre barbazas llamado John Byrne es para mí suficiente reclamo, aunque muchos digan que ya no es ni mucho menos el crack de antaño. Sin embargo, lo último que he tenido el placer de catar de él (Trío) me dejó buen sabor de boca, por lo que he querido comprobar si Doomsday también lo haría…

Xenozoic

xeno_logo

Estábamos el otro día aquí en la sede del blog jugando al futbolín tan ricamente cuando de repente todos estos cabrones me mandaron a tomar por culo de la partida porque según decían yo no paraba de hacer molinete. En eso que me fui rabiando de allí como una cerda y me dispuse a echar un vistazo al catálogo de novedades comiqueras y hubo una que me sorprendió gratamente. Me estoy refieriendo a ese tomazo que ha sacado la muchachada de Aleta ediciones, y que si eres fan de los dinosuarios seguro que se te lo pasarás repipa con sus 352 paginazas en blanco y negro (o cómic para colorear, tal y como lo llama nuestro queridísimo e idolatrado redactor Kiko)…

This is the end

end_logoSupongo que la frase This is the end son las últimas palabras que esperarías escuchar de tu médico, de tu novia o de tu corredor de apuestas. Aunque bueno, hay que decir que aquí en España el título que se le ha dado a este film es el de Juerga hasta el fin, que son las últimas palabras que sí te gustaría escuchar de un ligue de una noche, de una chavala de las del catálogo de Victoria’s Secret o de tu vecina buenorra.

El caso es que este es un largometraje que hace ya tiempo me recomendó un colegota y personalmente tenía ganas de verlo, pues estando de por medio Seth Rogen es ya para mí suficiente incentivo. Me imagino que este actor os sonará del film The Green Hornet, y ciertamente resulta bastante curioso el hecho de que en esta cinta que reseñamos hoy el tío se marca labores de escritor, productor, interpretación y dirección (tócate los cojones, Mariloli). Y he de confesar que esta película no sólo ha colmado las buenas expectativas que tenía puestas en ella sino que además me ha dejado en un altar al bueno de Rogen como un menda con el que me parto el ojete cosa mala…

Apocalipsis friki

frik

Han sido muchas las llamadas, mensajes y correos electrónicos que hemos ido recibiendo  estos días en la sede del blog en los que la gente (medio acojonada y muy exaltada) preguntaban qué cojones había sido del Sr. Grifter. Se han barajado varias teorías al respecto, entre las que destacamos la de aquellos que pensaban que me había “enganchao” alguna lagartona que me había sacado los millones y mi ordenador, hasta los que pensaban que había sido “devorao” por un caimán durante las vacaciones o los que decían que mi cerebro había explotado por escribir tantas gilipolleces y me encontraba tirado en la cama de un hospital en estado catatónico…

The massive

massive_logoComo hay muchos frikis más puestos en el tema de las ingles brasileñas que en el del inglés puro y duro diremos que Massive viene a significar algo así como sólido, robusto o macizo, por lo que este cómic bien podría tratar sobre las andanzas de cierta vecina macizorra mía cuyo tetamen que desborda su escote bien se podría calificar como de masivo. Pero no amiguitos, el tomo al que dedicamos hoy la reseña no tiene nada que ver con vecinitas buenorras y cosas de esa jaez, sino que se trata de un cómic del guionista Brian Wood, el cual os sonará por cosillas como DMZ, Northlanders o aquel tomo que reseñamos hace ya titulado DV8: dioses y monstruos.

Pues bien, este buen mozo vuelve “al ataquerlllllll” con este cómic titulado The Massive, una historia de corte sumamente apocalíptico en la que la civilización tal y como la conocemos se ha ido a tomar por culo. Y seguramente ahora mismo los frikis más “desaboríos” estaréis en estos momentos pensando en zombies, robots chungos o en seres alienígenas como desencadenantes de esto. Pues mire usted por dónde aquí el apocalipsis tiene motivos “más realistas”…

Lecturón veraniego: Apocalipsis

En las sobremesas veraniegas (en las que uno está en casa aguantando esas horas de sofoco con un aburrimiento similar al que se pueda tener viendo los cuartos de final del festival de la OTI), de buenas a primeras te da por leer alguna cosilla de tu comicteca. Te pones ahí a revolver en los armaritos y de pronto te encuentras alguna cosilla con la que te dices: “¡Aiba qué gilipollas, pues si esto lo tengo ahí muerto de risa y sin leer desde que lo compré hace meses!”. En eso que se sientas con el tomo en las manos para echar la tarde y de repente te ves inmerso en una lectura que te engancha cual lagartona que busca a un puto pardillo con el que casarse y conseguir los papeles…

Lunes molones: The Divide

Me imagino que a muchos os llamará la atención el hecho de qué coñe hago yo escribiendo una nueva reseña de los ya casi épicos lunes molones cuando esta semana supuestamente le tocaba al nunca bien ponderado Kiko hacerlo. Pues bien, os informo de que este muchacho se ha ido por ahí el finde a hacer la ruta del Bakalao y aún no ha dado señales de vida el tío loco. Así que como había que rellenar el cupo de reseña de peli friki de los lunes me he lanzado yo por bulerías y os voy a hablar de un film titulado The Divide, una apuesta personal a la que tenía echado el ojo desde hace ya un tiempo (como a mi vecina del Bajo).

Lo primero que me llamó la atención de ella es que fue presentada en el Festival de Sitges del año pasado, y ya sabéis que todo lo que se proyecta allí nos pone mazo de brutotes. Además que cualquier friki de pura cepa que ve una portada de un film como la ahí expuesta es normal que se sienta más atraído por ella que un gordaco a un paquete de Donettes. El caso es que tras haberla visionado me quiero permitir el lujo de recomendarla al gentío con esta reseña…

Apocalipsis de Stephen King

He de confesar que no soy lector de los libros de este ilustre escritor estadounidense, pero ciertamente me agradan las adaptaciones que se hacen de obras suyas al séptimo arte (las películas de La Niebla o La Rebelión de las Máquinas me encantaron), y al mundo del cómic. A colación de este último medio mencionaré su obra titulada La Torre oscura, que hace ya un tiempo fue adaptada al noveno arte y publicada en nuestro país de la mano de la editorial Panini.

Así que tras haber dado una oportunidad a aquella en su día no he podido menos que hacer lo mismo con esta nueva adaptación al mundo del cómic de una de las joyas del maestro del terror: Apocalipsis. Este tomo que nos ocupa se trata del primero de una obra concebida con un total de seis, compuestos por cinco capítulos cada uno. Sirve a modo de prólogo para una prometedora historia de decadencia de la sociedad y del mundo tal y como lo conocemos, y su consecuente derivación en posteriores entregas hacia una lucha maniqueísta entre el bien y el mal por parte de los pocos supervivientes que quedan.