Amor inmortal

Cuando vi el título de este cómic en el catálogo de novedades de la editorial Panini lo primero que me vino a la cabeza fue: “¡Ostias no me jodas que los de Panini van a publicar novelas de Corín Tellado!”. Pero luego indagué cual detective que es contratado por una esposa celosilla para espiar a su adúltero marido y me pispé de que se trata de un título de Image Comics cuyos cuatro primeros números están recopilados en este tomo que ha sido publicado hace algunas semanas. Pero vamos, que con ese título lo mismo podéis engañar a vuestra novia o a vuestras amigas para que lo lean y quien sabe si lográis hacer de ellas unas frikis.

El caso es que Amor Inmortal es uno de esos cómics de los que en la puta vida había oído hablar sobre él y no tenía ni zorra idea de su argumento. Es una de esas compras toreras en las que uno echa un vistazo al tomo allí en la tienda, te da buenas vibraciones y te dices: “¡Qué coño, me lo voy a pillar con un par de huevos!”. Y ciertamente es reconfortante cuando uno se la juega de esa manera y te topas con un cómic que te deja un mejor sabor de boca que el nuevo y refrescante Colgate Fresh.

Ciertamente me llamó la atención el resumen de la contraportada en el que se definía a este título como un relato que entremezcla acción y horror, al igual que fusiona la mitología china sobre los vampiros con el moderno escenario del Hong Kong de hoy en día. El ex-soldado John Sargent se ha enamorado de una bella mujer china llamada Mei. Pero hay un pequeño detalle que no le permite poder vivir tranquilamente con ella: Mei es una vampiresa. Para liberarla de su maldición, Sargent debe destruir al vampiro que la creó…, ¡pero es uno de los vampiros más poderosos de la historia!.

Criajo tocando un poco los cojones a un vampiro

Si al igual que yo estás ya un poco hasta los huevos de tanto vampiro “amariconao” de flequillazos prominentes y lo que te molan realmente son los vampiros chungos que si te pillan por banda te hacen picadillo, entonces te gustará la visión que este cómic nos da sobre ellos (eso sí, en algunos momentos se toman ciertas licencias en lo que es la forma de acabar con estos seres).

Además de vampiros habrá pajarracos con mucha mala leche

Además el protagonista (John Sargent) es uno de esos tipos duros que cae bien desde la primera viñeta y es todo un caballero al no importarle poner su vida en riesgo por amor (las chavalas que lean este cómic pensarán que ya no quedan hombres así). Además el tomo está repleto de escenas de acción muy chulas con estos dos huyendo de un verdadero cúmulo de gente que los quieren putear y evitar que logren su misión, lo cual ameniza bastante la lectura y el ritmo del argumento.

Así es como nos sacan a nosotros de las tascas

Eso por no hablar de cierto interrogante que hay a lo largo de la historia en torno a la figura de Mei, quien esconde un secreto que el bueno de Sargent desconoce, y que le deja a uno la duda de si cuando lo descubra se planteará si ha merecido la pena poner en juego su vida por ella. Esperemos que no sea una manipuladora lagartona de esas que usan a los tíos para sus propios fines, porque ya hemos tenido bastante con la piba de cierto colega mío.

Consecuencias de comerse con ansia el bocata de nocilla

En definitiva, Amor inmortal es uno de esos cómics que uno a veces se compra un poco de paquete y que acaban sorprendiendo muy gratamente. Además si el argumento no está nada mal, tampoco lo está el tremendo dibujo de Tomm Coker y Daniel Freedman con un peculiar estilo que imprime un tono de gran realismo a la obra. A mí me ha dejado con ganas de leer la continuación…

Deja un comentario