Análisis: Crysis

Cuando me compré el nuevo PC tenía claro cual sería uno de los primeros juegos a los que tendría que jugar para comprobar el pepinote que me había agenciado: Crysis. Si recordáis (y si no, ya os lo cuento yo), es un juego del 2007 que necesitaba un ordenador de la NASA o del futuro para hacerlo funcionar medianamente bien. En su momento fue alabado por la crítica y su motor CryEngine 2, desarrollado por la misma Crytek, creadores del juego, se llevó varios premios. Pero como he comentado antes, el juego también recibió muchas críticas por su requisitos. El juego lucía que te cagas, pero para jugarlo había que gastarse una buena pasta. Pues bien, casi 5 años después he podido catarlo, y lo cierto es que después de tanto tiempo luce bastante bien.

Con la segunda parte ya en las tiendas era obligatorio jugarlo para poder entender mejor la historia del segundo, así que en una de las ofertas de Steam me lo agencié bastante baratito y me planché el nanotraje para disponerme a reventar coreanos y alienígenas. No pinta mal, no…

Nuestro prota, preparado para repartir bakalao

En Crysis tomaremos el papel Jake Nomad Dunn, un agente de élite americano perteneciente a las “Delta Force Operators“. Los coreanos han descubierto un artefacto extraño en una isla en el mar de Filipinas con el que pretender conseguir energía ilimitada. En ese momento Corea veta el acceso a la isla, por lo que los americanos, temerosos de las intenciones de los asiáticos, envían al equipo de Nomad para infriltrarse en la isla y descubrir los secretos que esconde ésta. Cuando estemos allí descubriremos que los coreanos no son el único peligro al que nos tendremos que enfrentar.

Una de las partes más características de Crysis son los nanotrajes con los que van imbuidos los protagonistas. Con ellos las cualidades de nuestro personaje serán incrementadas hasta cuotas sobrehumanas. Aumentarán nuestro blindaje, podremos incrementar nuestra fuerza física o nuestra velocidad, e incluso mimetizarnos con el paisaje para pasar desapercibidos delante de nuestros enemigos. Todas estas habilidades nos serán de gran ayuda durante nuestra misión, e incluso a veces mortales de necesidad.

Parar a los taxis con el nanotraje no será ya un problema

El aspecto gráfico de Crysis es inmejorable, incluso 5 años después. Quizás en la actualidad haya juegos aún más potentes, pero lo cierto es que no desentona mucho. Hace 5 años debería ser una verdadera flipada, dándole un repaso a todos los juegos de ese momento. Si no fuera por su triste optimización en los ordenadores de la época habría sido un juego 10, pero el hecho de que sólo pudiera ser jugado por algunos privilegiados supuso que no fuera un éxito en ventas.

Eso sí, el juego es sumamente divertido. Hay acción para aburrir, como se espera en un shooter de estas características, y las mejoras que nos otorga el nanotraje son bastante divertidas de utilizar. Además, la historia no está nada mal. Estaremos totalmente perdidos al comienzo de la misión, con muy poca información e iremos descubriendo el pastel poco a poco. Al principio sólo lucharemos contra el ejército coreano apostado en la isla, pero según vayamos avanzando en el juego (CUIDADO SPOILER. LEER BAJO TU RESPONSABILIDAD) nos daremos cuenta que lo que esconde la montaña es una civilización extraterrestre preparada para la invasión de la Tierra.

El problema de no quitar el polvo es que salen unos bichos mu chungos...

Lo único que no me ha gustado del juego han sido unos desagradables bugs que me han ocurrido, como pueden ser que al acabar una misión no se actualice el panel de misiones y no se sepa qué hacer, o que al cargar una partida nuestros aliados (en este caso eran naves) estén quietas en el aire y no avancen. Esto supone la consiguiente carga de una partida anterior o incluso el repetir toda la misión desde el principio. Al ser la versión Steam el juego estaba totalmente actualizado, por lo que me sorprende que ocurran bugs de este tipo, y al parecer sucediéndole a mucha más gente.

Además, no me ha gustado mucho la IA del juego. Quizás en escenarios abiertos los enemigos son más hábiles y serán capaces de flanquearnos, pero en zonas pasilleras les dará igual que haya un montón de cadáveres al cruzar la esquina, que seguirán viniendo como tontorrones.

¡Sorpresa! ¡La Cosa en tu camiseta!

Ignorando los problemas que me ha dado el juego, puedo asegurar que es bastante bueno y muy divertido de jugar. Las animaciones que hace el personaje al subir las escaleras o al saltar una valla han servido para que juegos actuales lo imiten, ya que dan un toque de realismo fantástico al juego. En mi opinión no deberíais perdéroslo y así poder continuar con la saga. Además, para aquellos que no dispongan de un PC potente, Crytek está preparando un port para las consolas PS3 y XBOX360, así que ya podéis preparar vuestros ahorros.

Por mi parte, me jugaré la expansión Crysis Warhead y más adelante la segunda parte. A ver qué tal está.

NOTA: 9

Deja un comentario