Heroes Reborn: Los 4 Fantásticos

Soy sabedor de que con esta reseña me expongo a mofa, afrenta y escarnio público por todos aquellos detractores del “noventerismo”, pero me gustaría aprovechar esta gran ocasión que se me brinda para decir que todas las noches rezo y le doy las gracias a Dios por poner a Jim Lee en el mundo. Y si a esto añadimos el hecho de que he comprado este tomo teniendo ya el anterior Best of Marvel que publicó también Panini allá por el año 2006, entonces ya sí que me expongo a linchamiento.

Y es que aquella reedición de antaño contenía solamente los 6 primeros números de este Heroes Reborn: Los 4 Fantásticos, lo leí en su día, no me desagradó para nada y francamente me quedé con ganas de leer el resto. Así que aprovechando que se ha publicado este tomo en el que se recogen los doce numerazos de esta serie, no pude menos que regodearme en mi crapulencia, dejarme llevar por esa pasión por el “noventerismo” que corre por mis venas y hacerme con él con la cabeza bien alta y gesto altanero. Y tras habérmelo metido del tirón entre pecho y espalda vamos a dedicarle unas palabrejas para que aquellos haters y detractores del noventerismo vean que estos cómics no muerden ni te pegan la sífilis…

Batman: Silencio

Cuando escuché por primera vez el título de este cómic pensé que iba a tratar sobre un menda con los suficientes huevos toreros como para decirle al bueno de Batman que deje de dar la brasa y que se calle de una zorra vez. Pero no amiguitos, “Batman: Silencio” es un arco argumental de doce números que se publicó entre los números 608-619 de la colección de Batman (aunque me figuro que casi todo el que lo tiene es gracias a los tomos recopilatorios en tapa dura de Norma o de Planeta DeAgostini, o por el reciente libro de bolsillo que sacó no hace mucho esta última editorial).

Sea como fuere, esta obra fue la que supuso la vuelta a los ruedos de ese ídolo de los frikis que es Jim Lee. Para ello colaboró con el guionista Jeph Loeb, que al igual que CR7 es un tío muy querido por muchos y repudiado por otros. Como es de suponer, este cómic fue un pelotazo en su día, sobre todo por el hecho de que eran muchos los fans de Lee que esperaban verle de nuevo mostrando su arte con los pincelitos. El caso es yo aún no lo había degustado, hasta que hace unos días me dio la pinzada de hacerme con uno de esos tomos recopilatorios antes mencionados…