Britannia: Los que van a morir

britannia_logoSí bueno, con eso de los que van a morir” muchos pensaréis que hoy vamos a hablaros sobre Krilin o de Yamcha, porque madre mía vaya dos. Pero no queridos amiguitos, hoy queremos dedicar unas palabrejas a otra de esas bonitas e inquietantes novedades que nos han traído recientemente la muchachada de Medusa Comics, editorial de la que últimamente bastantes pensaréis que tengo acciones o que soy socio compromisario, porque en mis últimas reseñas me estoy explayando a gusto con obras suyas a más no poder.

Y es que como muchos ya sabréis, la chavalada de la antes mencionada editorial empezó a publicar hace unos pocos meses la serie titulada Britannia, un cómic cuyo primer tomo dejó a muchos un buen sabor de boca y del cual hemos podido disfrutar muy recientemente con esta segunda entrega que ahonda un poco más en toda esta peculiar historia protagonizada por un soldado del Imperio Romano llamado Antonius Axia, que fue enviado a una lejana colonia a investigar ciertos hechos que no parecían naturales. Sin duda alguna, se trataba de una historia con tintes detectivescos y de terror psicológico en una época repleta de misticismo, que a muchos nos dejó con ganas de catar esta continuación…

Lobezno. El mejor en lo que hace: Contagio

Ciertamente he de reconocer que en lo referente a la compra de este cómic estuve más indeciso que un gordaco en el Mc Donald’s. Y es que al hacer mi lista de la compra de este mes decidí al principio incluirlo. Luego leí algunas reseñas que hablaban de él como un pufo muy serio y decidí que no. Más tarde lo eché un ojo en la tienda y como me dio buenas vibraciones mientras lo sostenía entre mis suaves manitas decidí que me lo llevaba (por cierto chicas, no para todo soy tan indeciso, que lo sepáis).

Ainsss, el bueno de Lobezno, ese enano peludo y con mucha mala leche con el que las chavalitas fantasean por el hecho de que lo identifican con Hugh Jackman. Aparte de ser uno de los personajes más conocidos de Marvel Comics, también goza de cierta fama su ya mítica frase de “soy el mejor en lo que hago, pero lo que hago no es agradable”. Sobre ello alardeaba ya desde tiempos inmemoriales en el primer número de sus andanzas en solitario (Lobezno: Honor de Claremont y Miller). Y desde entonces nos lo ha estado restregando por el hocico una y otra vez el tío…