Mazinger Z. ¡Planeador abajo!

mazinger_logo

Ya hemos comentado en muchas ocasiones que nosotros en lo que se refiere a Mangas sólo somos dados a Bola de Dragón y a las mangas de nuestras camisas para limpiarnos los mocos o el hocico después de un buen piscolabis de esos con los que nos llenamos el buche como cerdos. Pero hay cosillas de este género que a veces nos ponen más contentos que un perrillo revolcándose por una caca ajena, y eso es precisamente el estado en el que nos ha dejado cierta novedad que desde hace unos pocos días ha salido a la venta de la mano de Dolmen Ediciones y hará las delicias de los fans de cierto mítico robotito…

Pack Especial Mazinger Z

Ya hemos comentado en muchas ocasiones que nosotros en lo que se refiere a Mangas sólo somos dados a Bola de Dragón y a las mangas de nuestras camisas para limpiarnos los mocos o el hocico después de un buen piscolabis de esos con los que nos llenamos el buche como cerdos. Pero hay cosillas de este género que a veces nos ponen más contentos que un perrillo revolcándose por una caca ajena, y eso es precisamente el estado en el que nos ha dejado cierta novedad comiquera que desde hace unos días ha salido a la venta de la mano de Norma editorial y que hará las delicias de los fans de cierto mítico robotito…

Mazinger Z (IV): La enciclopedia

Recuerdo cuando se vendían enciclopedias a domicilio, pero con la llegada de Internet el hecho de tener una sólo sirve para contribuir a la deforestación del Amazonas. Qué bonito era tener esos 15 tomos de la Enciclopedia Universal Larousse en la estantería, que eran un pedazo de ladrillos de mucho cuidado. La verdad, pensaba que no compraría nunca ninguna otra, pero estaba equivocado.

Ya hace algún tiempo que nos dio por hablar del Mazinger Z en Vas Tú Listo, si bien algunos tienen vagos recuerdos del robot, otros lo ensalzamos como un icono de nuestra infancia. Hace poco que llegó a nuestras librerías el segundo volumen de Mazinger Z: La Enciclopedia. Aquellos que compramos el primero, esperábamos con ansiedad el segundo volumen, que su autor prometía en las últimas páginas y que parecía que no llegaría nunca.

Mazinger Z (III): Va de Cosplay

Fue una infancia difícil, los años 70 no estaban tan manipulados por la industria como para tener a Mazinger Z hasta en la sopa, los robots no proliferaban como champiñones, incluso algunos pirateaban la idea porque el mercado estaba muerto. Recuerdo el poco merchandising que había: 6 cómics de tapa dura, un álbum de cromos que terminaba con la llegada de Genocider F·9, donde intentaba acabar con el Jet Scrander (luego apareció otro donde se vio al Boss Robot y al Conde Brocken). También unas cartas y cromos en los bollos. Pero la pregunta de todos los niños era: “¿Dónde está el robot de juguete?, ¿dónde están los disfraces?”. Pues no hay y si no te gusta la respuesta es clara, te lo fabricas de cartón.

“Lazarillo Z” al cine

En este blog somos fans de todo lo que acabe en Z, como por ejemplo Bola de Dragón Z, Mazinger Z, los Petas Zetas (de los de sin zetas también) y sobre todo de la Panceta. Por esa razón en Vas Tú Listo apoyamos la lectura del libro Lazarillo Z, no sólo porque acaba en nuestra letra favorita (después de la X), sino también por el hecho de que su argumento basado en temática zombie nos resulta inquietante, y ya sabéis que en este blog todo lo que tiene a estos seres putrefactos de por medio nos pone más nerviosos que Frodo en una joyería. El caso es que cuando nos enteramos de la noticia que os traemos hoy, en la redacción de Vas Tú Listo nos pusimos más contentos que CR7 con el set de maquillaje de la señorita Pepis.  Vamos con ello…

Mazinger Z (II): Zona Caliente

Está claro que Mazinger Z tenía muchas armas, a saber, Rayo Fotónico, Misil ventral, Huracán corrosivo, Fuego de pecho, los puños y otras tantas armas mortíferas que utilizaba para acabar con el enemigo. Pero aunque todos sabemos que el arma más poderosa de Mazinger era el Fuego de pecho (que según cuentan, era pura energía fotónica que alcanzaba temperaturas superiores a los 30.000º centígrados), nada era comparable a los encantos de Sayaka, quien ponía a Koji como una olla a presión, ya fuera para bien o para mal. Porque esta chica tenía un pronto que déjala correr.

Y es que la buena de Sayaka tenía varias maneras de calentar a Koji. Vamos a intentar descubrir algunas, pero no todas, que este es un blog para todos los públicos. Y es que amigos pervertidos, después de Mazinger Z (I): Los orígenes, hoy nos toca comentar lo de: ¡¡¡Pechos fuera!!!.

Mazinger Z (I): Los orígenes

Un día llega tu abuelo y te dice: “¡Mira, que acabo de hacer un robot cojonudo, reparte yoyas y lanza rayos por los ojos. Con este pedazo bestia puedes hacer dos cosas, o te transformas en un ángel y salvas al mundo o te transformas en un demonio y te lo cargas”!. “Pues menuda decisión abuelo, déjame que lo piense…”, y entre que lo piensas y no lo piensas va el viejo y se muere.

¡¡¡Menudo marrón!!!. No tengo ni las instrucciones ni la llave de contacto!!! Pues nada, aprendo sobre la marcha como hago con todas las cosas en la vida. Además, seguro que se maneja igual que una moto, que como mi abuelo era muy listo y sabía que yo era un poco cazurro lo hizo de tal manera que hasta su nieto pudiera manejar semejante “Mecha” sin pensar demasiado.