Secuestrados

Ciertamente los términos SrGrifter y cine español son dos conceptos antagónicos y contradictorios hasta la médula. Sin embargo, ayer cuando alguien sugirió ver esta película en el cine yo apoyé la moción contra todo pronóstico porque cuando vi el trailer en su día no me dio malas vibraciones. Cuento esto sólo a modo de anécdota  para comentar que curiosamente el resto de acompañantes (que son más permisivos con respecto al cine español que yo) salieron nada convencidos de su visionado y casi jurando en arameo, pero en cambio yo he de decir que ante Secuestrados me tengo que tragar todos mis prejuicios contra el cine de estos lares y no me importa reconocer que es una buena  y tremenda película.

No sé si alguno de vosotros habréis visto un curioso film estrenado no hace mucho titulado Funny Games, que era un fiel remake de una película homónima austriaca de suspense del año 1997. Se trataba de un largometraje sobre una pobre familia secuestrada en su domicilio por 2 psicópatas en la que se hacía uso de un crudo realismo y una violencia extrema, que acrecentaban por momentos la experiencia traumática de los protagonistas. Pues bien, podría decirse que Secuestrados es el Funny Games a la española, pues en ella veremos también patente todos esos clichés a los que se recurría en esta última. La diferencia está en que en el film dirigido por Miguel Ángel Vivas será todo aún más crudo por el hecho de incluir en la trama la cada vez más triste realidad de bandas compuestas por gente de la Europa del Este que irrumpen en las casas de los pobres ciudadanos de a pie y les someten a todo tipo de vejaciones.

La historia se centra en una familia pudiente que acaba de mudarse a su nueva y lujosa casa. Lo que en principio parece el inicio de una feliz etapa para todos ellos se verá truncado en la primera noche de estancia allí cuando irrumpen en el domicilio unos encapuchados que les obligan a entregarles las tarjetas de crédito y los móviles, mientras vigilan atentamente cada uno de sus movimientos, de forma intimidatoria y amenazante. Será a partir de entonces cuando cada uno de los distintos integrantes de esta familia se verán envueltos en la peor experiencia de toda su vida.

Ciertamente el argumento no es nada que no se haya visto antes en otros films (como en la antes mencionada Funny Games o Los Extraños), pero lo que sí es cierto es el hecho de que esta película española sabe captar la atención del espectador en todo momento y hacerle partícipe de la traumática experiencia de los protagonistas. Realmente uno empatiza con esa familia y se pasa mal durante su visionado, pues los momentos de angustia y tensión ciertamente están plasmados a la perfección de manera que uno no puede evitar preguntarse, según está viendo el film, cómo reaccionaríamos si nos viéramos en las mismas. A esto contibuye en buena parte las tremendas actuaciones de todo el plantel de actores (tanto por parte de los miembros de la familia como de los secuestradores), destacando sobre  todo las del conocido Fernando Cayo y la de la actriz que hace de hija suya en el film (Manuela Vellés), cuya interpretación realmente transmite toda la crudeza que puede vivir una mujer en una situación así.

En definitiva, tengo que reconocer que con Secuestrados me he tenido que tragar de lleno mis opiniones sobre el cine de nuestro país, pues de vez en cuando surgen films como éste que realmente demuestran que con unas buenas actuaciones y un argumento mínimamente bien narrado se pueden hacer películas bastante decentes. Como he dicho antes, el film no tiene nada nuevo que no se haya visto ya, pero personalmente recomiendo su visionado si queréis pasar 85 minutos angustiosos repletos de tensión. Eso sí, advierto a la gente sensible que tenga cuidado, porque el film tiene realmente momentos bastante duros y no aptos para gente impresionable (y eso que en muchos instantes del largometraje uno lo pasa peor no por lo que “se muestra” sino por lo que uno se imagina).

Deja un comentario