Catwoman: El gran golpe de Selina

selina_logoSí bueno, para golpes de Selina contra el catre y demás empotramientos varios contra la pared, los que se va a llevar esta muchacha en la noche de bodas con Batman cuando éste le haga saber lo que es un buen batarang. Pero no amiguitos, hoy no queremos hablaros sobre los ratitos de frote entre estos dos en esos momentazos erótico festivos, sino sobre cierto tomo que tuve el placer de catar hace poco, perteneciente al bonito coleccionable de novelas gráficas que nos traen la simpática y afable muchachada de Salvat como unos tíos.

Todo el que me conozca un poquito, a parte de saber que me como la mantequilla a “bocaos” cuando nadie me está mirando, es sabedor también de que yo de DC solo leo lo justito. Nunca me ha dado por meterme en su continuidad porque me da un perezote tremendo, así que de esta editorial únicamente leo sagas bastante concretas tipo elseworlds e historias autoconclusivas que no requieren haberte tenido que tragar un montonazo de historias un tanto enrevesadas por momentos. Así que por ese motivo estoy aprovechando este coleccionable para leer este tipo de obras que no requieran dejarte las neuronas con su peculiar continuidad…

Juego de tronos

Durante estos meses de atrás muchos de mis amigos hablaban en algunas de nuestras conversaciones que si juego de tronos por aquí, que si juego de tronos por allá y yo me sentía más perdidísimo que un español llamando al 1004. Y es que no tenía ni zorra idea de los libros ni tampoco había visto ningún episodio de la aclamada serie de televisión, por lo que cada vez que alguien sacaba a relucir este tema yo me quedaba con cara de póker asintiendo con la cabeza para parecer que estaba ahí en la onda, pero pensando para mis adentros cosas como: “¿Pero de qué cojones está hablando este tío?”…

Así que cuando me enteré de que la editorial Planeta DeAgostini iba a sacar en cómic la adaptación oficial de las novelas, de forma bastante fiel, a cargo del novelista y guionista Daniel Abraham (colaborador habitual de George R.R. Martin), no pude menos que pensar que esta era mi oportunidad para poder estar por fin en la onda, y que cuando alguien me hablara sobre este tema no poner cara de monaguillo en un topless.