Análisis: Mass Effect 2

Una de mis aficiones en mi época de instituto era juntarme con mis coleguillas para echar interminables partidas de rol de mesa donde vivíamos aventuras que ningún otro mortal tenía la oportunidad de vivir. Sesiones de varias horas en un parque aguantando un frío de pelotas en invierno, pero que nos daba igual a cambio de los buenos momentos que pasábamos. Esta afición intentaba transladarla a los juegos de ordenador siempre que podía, y sin duda alguna Bioware era una de las que mejor lo plasmaba, sobre todo porque algunas de sus obras seguían las reglas y mundos del mismo juego de rol al que yo jugaba: Advance Dungeon & Dragons.

Por estos motivos Bioware es una de mis empresas favoritas desde siempre, con juegacos como Baldur’s Gate, KOTOR (al que no he jugado debido a mi antiguo repelús por el mundo Star Wars, pero que intentaré subsanar pronto), Neverwinter Nights (en su modo online me hizo perder horas y horas) que hacían posible poder trasladar las aventuras en papel a la pantalla de mi ordenador. Tras su compra por EA la empresa parece que ha evolucionado sus productos dotándoles de un toque de superproducción que ha mermado su componente rolero. Y es que amigos, Mass Effect mezcla shooter en tercera persona con pequeñas dosis de rol, no esperéis encontrar un juego de rol a la vieja usanza, pero aún así, sigue siendo un producto sobresaliente gracias al esfuerzo realizado en la creación de su universo y del argumento que le rodea.

Si jugaste a Mass Effect te acordarás que el capitán Shepard, junto a su tripulación de la SSV Normadia, salvó al mundo de las garras de Saren y de El Soberano, éste último perteneciente a una raza alienígena llamada los Segadores (Reapers en inglish). Una vez que Shepard pone en su sitio a todos estos malotes galácticos es cuando entra en escena la historia de la secuela de la que os vengo a hablar. Antes de la salida del juego se pudo ver un vídeo donde la Normandia era atacada por una extraña nave. Parte de la tripulación fallece durante el incidente, salvándose sólo unos pocos, y Shepard es dado por muerto. Tal y como os comenté en la reseña del cómic Mass Effect: Redemption, el cuerpo de Shepard, aún con constantes vitales, es rescatado gracias a la organización Cerberus y se consigue sanarle para que pueda hacer frente a una nueva amenaza alienígena: Los Recolectores.

Parte de la nueva tripulación de la Normandia

Mass Effect 2 hace uso del impresionante universo creado para la primera parte. El trabajo que se hizo para crear desde cero un universo entero, con varias razas alienígenas y las relaciones entre ellas, es digno de una superproducción de Hollywood (de hecho se confirmó hace tiempo que se estaba preparando una película basada en los hechos de la primera parte).

El sistema de juego que sigue Mass Effect 2 ha variado poco desde su primera parte. En las misiones seguimos manejando a Shepard y nos acompañan dos miembros de la tripulación. Las escenas de acción son básicamente las vistas en todos los juegos que sitúan la cámara detrás del protagonista, muy a los Gears Of War, buscando coberturas para ocultarnos de los disparos enemigos. Nuestros compañeros atacarán a los enemigos sin nuestra supervisión, reduciéndose nuestro control sobre ellos en la posibilidad de ordenarles que guarden una posición, escoger el arma a usar y el uso de sus poderes, aunque estos últimos también los usarán ellos bajo su criterio.

Este será uno de los pocos toques de rol que tendremos en Mass Effect 2

Aparte de las escenas de acción pura y dura también tendremos nuestra porción de aventura, donde tendremos que dialogar con otros personajes para conseguir información para avanzar en la partida. Durante estas conversaciones y en algunas escenas animadas podremos definir el caracter rebelde o virtuoso de nuestro protagonista. Quizás una de las partes más importantes y emocionantes de la saga Mass Effect son la consecuencias de nuestras decisiones. Habrá momentos donde tendremos que tomar elecciones difíciles, y según Bioware, todas estas decisiones difíciles de las dos primeras entregas tendrán repercusiones en su tercera (gracias a que las secuelas permiten cargar nuestras partidas guardadas de las entregas anteriores).

Otro aspecto que se ha mantenido respecto a la primera entrega es la relación que tendremos con los componentes de nuestra tripulación. Tendremos que dialogar constántemente con ellos para afianzar nuestros lazos, llegando incluso a tener relaciones sexuales, tal y como suele ser normal en los últimos juegos de Bioware. Mucha parte del juego se centra en conocer a los miembros de la tripulación, lo que denota el interés de Bioware por dar un buen transfondo a sus personajes. Es de destacar también el buen trabajo realizado en el doblaje (en completo inglés, eso sí) y en la recreación de los personajes, esculpidos a imagen y semejanza de actores reales.

¿A quién no le gustaría relacionarse con alguien así?

Quizás lo que menos me ha gustado de Mass Effect 2 es que la historia que se nos propone es miseriamente corta. El 90% o más del juego consiste en misiones cuyo objetivo es reclutar la tripulación que nos acompañará en la lucha contra los recolectores y en misiones personales de éstos para hacerlos leales a nuestra causa. Según vayamos realizando estas misiones, y de forma alternada, irán produciéndose misiones y hechos que nos irán desvelando parte de la trama principal, pero que en mi opinión se hacen bastante escasas. Otro aspecto negativo es la recolección de materias primas. En la primera parte del juego teníamos que explorar la superficie de algunos planetas manejando un vehículo, pero esta vez se ha optado por analizar planetas con un radar, moviendo una retícula por todo el planeta buscando vibraciones en nuestro mando. Un puto coñazo que sacará de quicio a los menos pacientes. Esperemos que no decidan continuar con esta mecánica en la tercera parte.

Yvonne Strahovski es la actriz que ha dado forma a la sugerente Miranda.

No sé si me dejaré algo más en el tintero. En mi opinión Mass Effect 2 es un gran juego que mejora considerablemente la primera parte, pero que ha suavizado puntos fuertes que tenía el primero, como lo comentado sobre la trama principal. Si te gustan los juegos con buen argumento, giros inesperados, situaciones épicas y acción, la saga Mass Effect es para ti. Eso sí, ten en mente que más que un juego de rol, esto es un Gears con toques de aventura y unas gotitas de rol que nos permiten elegir algunas características de nuestros héroes.

 

4 comentarios

  1. SrGrifter dice:

    Pos a mí la primera parte me pareció un poco pufo.
    Estaría dispuesto a jugar al 3 si tiene cooperativo (sino me lo paso por el ojete).

    1. KiKo dice:

      Hombre, dado que la historia se desarrolla entre las distintas partes de la saga es aconsejable jugarse a todos los juegos…

  2. Ricewind dice:

    Cagontó! Toda la última temporada de Dexter pensando de qué me sonaba la tipa esta y resulta que es Miranda!!

    Ea. Ya me siento realizado tras reflotar un post de hace casi un año :)nn1

    1. KiKo dice:

      Todo vale con tal de recordar a “Culito” Miranda 🙂

Deja un comentario